El recuerdo de una nueva era de gloria para el Sub 20

Un recorrido emotivo y estadístico de un campeón que sigue en la memoria colectiva de los hinchas

Hace 25 años, la selección argentina, dirigida por José Pekerman, se coronaba en el mundial juvenil de Qatar. El repaso de un torneo que marcó el comienzo de una renovada mirada hacia las jóvenes promesas.

 

 

 

 

 

 

 

 

El contexto de las selecciones Sub 20 no era el mejor, Argentina había sido suspendida por mala conducta, luego de la escandalosa actuación que la dejó con 8 jugadores ante la selección de Portugal en el mundial de 1991, lo que le impidió la participación en el Sudamericano en 1992 y en el siguiente Mundial en 1993.

La sequía de 16 años sobre el máximo torneo a nivel de países también era una carga para el joven seleccionado que, en enero de 1995, se quedó con el segundo puesto del título sudamericano en Bolivia. El campeonato realizado en Qatar arrancó y el conjunto nacional no formaba parte de la lista de los candidatos al título (entre ellos, España que tenía en sus filas al goleador Raúl, quien fue el máximo goleador de la Champions League por muchos años), pero en este caso les tocó ser la sorpresa del certamen. Lograron levantar la copa que se inició con un histórico ciclo con 2 mundiales ganados (1997 y 2001).

El camino a la gloria

Ubicado en el grupo C con Holanda, Portugal y Honduras, la selección arrancaba la competición con un triunfo agónico por 1-0, con un gol de Andrés Gorrone, frente al equipo “Naranja”. Sin embargo, la derrota por la mínima contra Portugal dejó en apuros a la Albiceleste que en la última fecha de la fase de grupos logró una contundente victoria por 4 a 2 ante Honduras, que lo clasificó a los cuartos de final. (En este último partido el defensor Sebastián Pena marcó 3 goles de cabeza y marcó un récord que aún sigue en vigencia).

En la zona de eliminación directa, la Argentina chocaba con Camerún que, a pesar de su poderío físico; el triunfo fue por 2 a 0, con goles de Francisco Guerrero y Walter Coyette. En semifinales, esperaba el conjunto español, candidato a quedarse con el torneo, que fue goleado 3 a 0, por los juveniles de Pekerman.

El campeonato había sido impecable, la selección mantenía el cero en su arco en las rondas finales y en su paso eliminó al favorito del certamen. El destino volvía a cruzar a Brasil en una final contra Argentina; el antecedente del clásico sudamericano era la final del torneo clasificatorio, disputado en La Paz, Bolivia. La verde-amarella alcanzaba esta final tras ganarle por 1 a 0 a Portugal (único seleccionado que derrotó al equipo nacional) e invicto de la competencia.

Argentina lograba quebrar el invicto de los brasileños y, con goles de Biagini y Guerrero, sentenció la historia a pocos minutos del final y consiguió su segundo mundial Sub 20, después del ganado 16 años antes con Diego Maradona como figura principal.

Así se cerraba un certamen exitoso y se revertía la imagen de la selección argentina que 4 años antes había recibido una fuerte sanción disciplinaria. En el Mundial de Qatar 1995, además, se retiró sin jugadores expulsados y con el trofeo levantado por Juan Pablo Sorín.

El plantel campeón

Joaquín Irigoytía, Gastón Pezzuti, Sebastián Pena, Federico Domínguez, Gustavo Lombardi, Juan Pablo Sorín, Diego Crosa, Cristian Díaz, Mariano Juan, Germán Arangio, Guillermo Larrosa, Ariel Ibagaza, Andrés Garrone, Julio Bayón, Walter Coyette, Francisco Guerrero, Leonardo Biagini y Raúl Chaparro.

Por: Sebastían Polanco