Ocho horas de música para un concierto de alto impacto cultural, social y económico

¿Hasta dónde podría llegar una enfermedad? ¿Hasta qué punto una pandemia puede dejarnos aislados de todo? El día a día nos va respondiendo la pregunta, sumado a eso la incertidumbre que vive el ser humano al no saber cuántas temporadas durará esta serie sacada de Netflix. Personas afirman ya no acordarse de lo que era ir a un concierto, a un teatro, ni a una sala de cine. Pero, cuando una puerta se cierra, otra se abre, ¿entonces porqué no pensar que podrían llevar un concierto a la comodidad del hogar?

Muy bien pensado por parte de la OMS al convocar artistas de la talla de Jennifer López, Paul McCartney entre otros para formar parte del mega concierto con el lema de «One World, together at home» con la finalidad de recaudar fondos para la lucha contra el Coronavirus y concientizar acerca de lo importante que es quedarse en casa. Una situación así nos remota al 13 de Julio de 1985 cuando se llevó a cabo el recordado Live Aid por la dura situación de África Oriental tras años de sequía en la región azotó con creces y hambruna al pueblo africano, este con la diferencia que no es un concierto presencial sino más bien, transmitidos en vivo desde una plataforma de streaming, regalándonos así, ocho horas seguidas de música entre mensajes de aliento y agradecimientos.

Un momento muy anhelado era la aparición de los Rolling Stones. Mick Jagger en una esquina de la pantalla con su guitarra, luego se sumarían Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts con la curiosidad de que este tocó una batería “casera” fabricada con objetos que encontró en el hogar. Algo que les faltaba a sus casi 60 años de carrera era interpretar por videollamada uno de sus mayores éxitos.

Así mismo también se dio lugar a los momentos emotivos y mensajes de apoyo. Beyonce luego de su interpretación, dio un claro mensaje de aliento al personal sanitario y a los demás sectores esenciales que siguen trabajando arduamente para quedarnos en casa y frenar el avance del Coronavirus.

Es la triste realidad que atraviesa el mundo, y obviamente ya no hay espectáculos, ya no hay conciertos, tampoco deportes, pero tenemos tecnología que nos puede acompañar en estos tiempos difíciles de cuarentena.

 

Federico Farias Weber 2A Turno mañana.