Tapabocas: uso obligatorio en la Ciudad de Buenos Aires

Se espera que en los próximos días se establezca en otras partes del país.

Ciudadanos utilizando el tapabocas

Este miércoles comenzó a regir en la Ciudad de Buenos Aires el decreto que establece que, de forma obligatoria, todas las personas deberán utilizar tapabocas en el transporte público y en comercios o lugares cerrados, como medida de prevención contra el coronavirus. Quien no cumpla con la disposición recibirá una multa de hasta $80.000, y en el caso de quienes estén a cargo de atención al público, se dispuso la clausura de comercios.

El decreto no obliga a las personas a usar el barbijo en la calle, de todas formas, la gran mayoría elige utilizarlo. Los lugares con más controles fueron aquellos de mayor tránsito, como las estaciones de trenes de Constitución, Retiro y Once.

En el marco de las medidas sanitarias para prevenir el contagio de coronavirus, han circulado varias versiones acerca del uso del barbijo y su efectividad. En primera instancia, no se recomendaba su uso, dado que no protege a quien lo utiliza. En los últimos días, el Ministerio de Salud, en línea con la Organización Mundial de la Salud, recomendó el uso del barbijo casero o tapabocas, porque puede ser de utilidad para proteger a otras personas antes de que se presenten los síntomas. De esta forma, si todas las personas lo utilizan, se podría reducir o detener la cantidad de contagios en el país.

Actualmente, existen dos tipos de barbijos para uso médico: el quirúrgico y el N95. En una nota con Infobae, Gustavo Lopardo, médico infectólogo y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (M.N. 74.429), explicó que el primero es el que suelen utilizar los cirujanos para no exponer al paciente y el que usan las personas que tienen infecciones respiratorias. El segundo es una máscara más sofisticada, de mayor costo, que evita la penetración de partículas en un 95%. “Tiene la posibilidad de que se sella a todo su alrededor y no entra prácticamente ninguna partícula”, mencionó. Debido a que deben ser destinados a los médicos y profesionales de la salud, el Gobierno de la Ciudad prohibió la comercialización de los barbijos sanitarios N95.

En concordancia con esta postura, el gobierno nacional indicó: “Si tenés que salir de tu casa, te recomendamos usar barbijos caseros, así priorizamos los reglamentarios para el personal de salud”. Así, se viralizaron muchos videos que explican cómo hacer un tapabocas casero. Los tutoriales fomentan que este tipo de máscaras sean reutilizables: una vez que se usan, se quitan con mucho cuidado, sin tocarlas, se desecha el papel y se lava la tela. Al momento de hacer el tapabocas, se debe tener en cuenta que son de uso personal, tienen que ajustarse a la cara (cubriendo boca, nariz, mejilla y mentón, sin que quede suelto) y debe tener varias capas de tela. Además, es necesario lavarse las manos antes de ponerlo y al quitarlo, y evitar tocarlo mientras se lo utiliza.

Es fundamental recordar que el uso de tapabocas no reemplaza las medidas de cuidado y prevención, como el lavado frecuente de manos, el distanciamiento social y toser o estornudar cubriéndose con el pliegue del codo.