14 de abril: ¡feliz día para los arqueros!

Un homenaje por el recuerdo de Miguel Calero, una leyenda del fútbol colombiano que traspasó las fronteras, más allá de sus atributos

Estipulado desde el 2013, en esta fecha se festeja el día del arquero internacional. El motivo fue para conmemorar el natalicio de un luchador bajo los tres palos: Miguel Calero.

La posición que ninguno quería ocupar cuando se trataba de jugar un partido con los amigos del barrio o del colegio. El lugar en donde mandan a aquel que por su físico era mucho más corpulento, para que cubra la mayor parte del arco. O también, es un oficio en donde se encuentran los voladores, los locos, los salvadores. Ser arquero es una elección que muy pocos eligen, porque las decisiones que ellos toman son vitales. Y sobrellevar las consecuencias de sus acciones. Pueden ser amados u odiados.

Por eso es que tienen su día para brindar por su puesto. Esta celebración no sería posible sin la función que ocupó Miguel Calero como arquero en sus 24 años de carrera. El colombiano conserva el récord por ser el futbolista de dicha nacionalidad en disputar más partidos que cualquier compatriota suyo: 945 encuentros contando clubes profesionales y Seleccionado Nacional.

El “Cóndor” tuvo sus comienzos en la Escuela de Fútbol Carlos Sarmiento Lora, institución que era filial del Deportivo Cali. Sin embargo, debutaría en el ya extinguido Sportivo de Barranquilla en 1987. Se mantuvo durante cinco años hasta que el club se declaró en bancarrota en 1992 y desapareció del plano futbolístico. Para aquel entonces, Miguel arribó al club de sus amores, el Deportivo Cali. En “El Azucarero” logró consagrarse en el Campeonato Colombiano en 1996, volviendo la alegría a Cali tras 22 años sin títulos. Tras una estadía que duró hasta 1997, el portero fue transferido a Atlético Nacional. Si bien en “El Verde” estuvo solamente dos años, cosechó una liga local y una Copa Merconorte, para después pasar al club en donde se convirtió en un emblema: Pachuca, de México.

Con los Tuzos fue referente y capitán por mas de 10 años cosechando una decena de campeonatos, ganándose el corazón de los fanáticos. Una de esas conquistas fue la Copa Sudamericana en la edición 2006, siendo el único equipo del mundo en ganar un torneo oficial avalado por la FIFA fuera de su confederación. Defendió las vallas del equipo mexicano en 495 oportunidades. A nivel selección, Calero fue parte de un gran trío de arqueros colombianos. Con Óscar Córdoba y Faryd Mondragón, dentro del combinado cafetero atajaron para su selección durante una década. Además, Miguel formó parte del plantel campeón de la Copa América 2001, siendo el primer titulo para dicha selección.

Lamentablemente la vida de Miguel Calero iba a dar un giro inesperado. En 2011 sufrió una trombosis venosa en el brazo izquierdo. Por esa razón, abandonó las canchas el 29 de septiembre de ese año. Al año siguiente, su salud fue cada vez empeorando más. Hasta que el 4 de diciembre, Miguel “El condor” Calero voló alto para siempre.

La marca de guantes que Calero usaba, Rinat, propuso y consiguió que el 14 de abril de 2013, día en que Calero habría cumplido 42 años, se reconociera como el primer Día Internacional del Arquero.

Redacción: Rodrigo Abud

Edición y corrección: Federico Besso