El COVID-19 no frena la rehabilitación

La pandemia ocasionó que la mayoría de las actividades laborales en la Argentina se suspendieran. Sin embargo, el sector de la salud continúa trabajando contra viento y marea. ​Casa del Sur Asociación Civil es una comunidad terapéutica cuyo objetivo es realizar el tratamiento de rehabilitación de drogas. Actualmente cuenta con 6 sedes y unos 200 pacientes.

​En la sede Chimondegui se encuentran alojados 20 adolescentes de entre 11 y 18 años que también se ven afectados por el aislamiento obligatorio. En el día a día tienen contacto con distintos profesionales y operadores, pero a raíz de la pandemia se achicó el equipo de trabajo, por lo que se redujo a solo un operador socioterapéutico (OPS) por turno, mientras que los psicólogos y médicos van en días específicos. Los chicos cuentan con docentes que dictan clases según el nivel que cada uno necesita: hoy en día les envían tareas y el operador se encarga de dárselas

Los únicos talleres que están realizando son los que dan los OPS; por ejemplo, el cine debate. Cuando comenzó a circular el COVID-19 se realizó uno especial que abordó ese mismo tema: los síntomas, cómo afecta a las personas y demás indicaciones. De esta forma, lograron tranquilizarlos, ya que sentían miedo e incluso somatizaban, según cuenta a PIRÁMIDE INVERTIDA Horacio Peralta, director de la sede.

Las visitas familiares fueron suspendidas y es lo que más los afectó de esta pandemia, dado que sólo pueden comunicarse telefónicamente tres veces por semana.

El operador y los pacientes en el sector aula.

 

Los pacientes de la comunidad Casa del Sur se suman a #QuedateEnCasa