Disminuye a la mitad la contaminación en Buenos Aires, pero aumentan las plagas de ratas e insectos

Según datos proporcionados por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), la contaminación en el aire del Gran Buenos Aires bajó un 50% en relación a estas mismas fechas de 2019 a causa de la cuarentena.

Luego de la extensión de la cuarentena decretada por el presidente de la nación se empiezan a notar los primeros cambios ambientales en el país.

El impacto positivo del coronavirus en el medio ambiente es algo que se hace notar en todas partes del mundo, y la Argentina no es la excepción. Los efectos de la cuarentena obligatoria en el país dictada desde las 00:00 del día viernes 20 de marzo se hacen notar en el medio ambiente, sobre todo en las zonas donde suele haber mayor movimiento urbano, como es el caso de la Ciudad de Buenos Aires.

Los medios de control de contaminación atmosférica indican que la polucion en el aire bajó a la mitad en relación a la misma fecha en el año pasado y esto se lo adjudican a la lógica disminución de movimiento vehicular por las calles porteñas en esta primera semana de cuarentena.

Las imágenes captadas por el satélite «Sentinel-5P» muestran cómo se redujo el nivel de dióxido de nitrógeno (NO2) en el área metropolitana gracias a la disminución de movimiento humano a causa de la cuarentena dictada por el presidente Alberto Fernandez. Dicho elemento proviene principalmente del tránsito, tanto automovilístico como aéreo, que según especialistas perjudica el sistema respiratorio de las personas, así como también genera un mayor calentamiento global.

ANTES

Contaminacion en Caba antes de la cuarentena

DESPUÉS

contaminacion en Caba despues de la primer semana de cuarentena

El color marrón oscuro indica una gran cantidad de dióxido de nitrógeno en la zona, mientras que el marrón claro representa un nivel menor.

Pero además de la disminución en la contaminación, al mismo tiempo aumentaron las plagas de ratas, cucarachas, polillas y principalmente mosquitos. Es por esto que las empresas de fumigación reclaman ser incluidas dentro de las actividades esenciales para poder así realizar su trabajos, ya que se podría ver un grave problema sanitario con el aumento en la reproducción de dichas plagas.

«A un problema que es enorme, como la pandemia por coronavirus, no se le puede sumar uno más, que se puede solucionar con habilitar a las empresas que hacen el servicio de fumigación a realizar sus tareas antes de que la situación se agrave«, expresó Gustavo Magda, especialista en obras publicas, en relación al reclamo por parte de las empresas de fumigación.

Las ratas tardan un aproximado de 20 días en reproducirse y pueden tener entre 7 y 20 crías dependiendo la especie, mientras que los mosquitos pueden llegar a triplicar su cantidad en tan solo 15 días si las condiciones climáticas son propicias (temperaturas cercanas a 23 grados y lluvia). Además del brote de COVID-19, el país está afrontando un gran aumento de casos de dengue, con más de 600 episodios en la provincia de Buenos Aires y mas de 3000 a lo largo de todo el país, números que no se veían desde el año 2016.