A 30 años de una Alemania separada

Tras décadas de dividir una ciudad y una nación, en 1989 cayó el Muro de Berlín

El momento icónico en el que cayó el Muro de Berlín es una imagen que el mundo no olvidará pronto. Durante 28 años, el Muro dividió a una ciudad, convirtiéndose en un símbolo de las diferencias entre Oriente-Occidente durante la Guerra Fría. Entonces, ¿qué llevó a la construcción de este muro de 3,6 metros de altura y 43 kilómetros de largo? Después de la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, el país se dividió en cuatro zonas de ocupación. Y Berlín (la capital) fue dividida en Berlín Oriental y Occidental. Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña tomaron Alemania Occidental y los sectores occidentales de Berlín, y la zona soviética se convirtió en Alemania Oriental y Oriental.

La parte occidental se convirtió en una democracia mientras que Alemania Oriental se convirtió en un país comunista alineado con la Unión Soviética. Entre 1949 y 1961, casi 3 millones de alemanes orientales escaparon hacia el Oeste. Para evitar que más personas huyeran del dominio soviético, el Partido Comunista de Alemania Oriental cerró la frontera de Berlín y construyó el muro. Entonces, en la década de 1960, el muro fue construido por la razón opuesta a la mayoría: en lugar de tratar de mantener a la gente fuera, este muro fue construido para mantener a la gente adentro.

Al menos 140 personas fueron asesinadas en el muro de Berlín tratando de escapar de Alemania del Este. Muchas personalidades se pronunciaron, incluido el presidente de EE.UU, John F. Kennedy, quien ofreció su famoso discurso en Berlín Occidental. El muro se convirtió en un símbolo de la lucha entre la democracia y el comunismo. Vinieron personas de todo el mundo para protestar contra esta división.

En 1989, miles de personas huyeron de Alemania Oriental. Comenzaron grandes manifestaciones en varias de sus ciudades: la gente quería un cambio. En octubre de 1889, el jefe del Partido Comunista, Erich Honecker ,fue expulsado y reemplazado por Egon Krenz. Aunque se anunciaron reformas, incluidos los derechos de viajar, ya era demasiado tarde. El 9 de noviembre de 1889, el gobierno de Alemania Oriental anunció erróneamente que las restricciones de viaje para los alemanes orientales se habían levantado con efecto inmediato. Miles de personas aparecieron en los cruces fronterizos en Berlín Oriental exigiendo que los dejaran pasar. Incluso sin órdenes, los guardias fronterizos finalmente abrieron las puertas. En los siguientes meses, decenas de miles de alemanes, literalmente, derribaron el muro pieza por pieza. A mano, usando sus puños, picos, mazos y palas. Las calles y cruces se abrieron y decenas de miles de personas cruzaron a Berlín Occidental por primera vez.

La libertad y, finalmente, una Alemania unificada emergieron de la amarga Guerra Fría que había separado Berlín durante décadas. En 1990, Alemania se reunificó oficialmente bajo la República Federal de Alemania. Pocas partes del muro todavía existen hoy. Turistas de todo el mundo acuden para ver estos trozos de historia. Sin embargo, este capítulo oscuro de la división alemana aún no se olvida.

Juan Manuel Bratti Carlomagno

(IG) @juanmabccai