¿Por qué Argentina no tiene representantes en la Fórmula 1?

Se cumplieron 18 años de la última representación nacional en un Gran Premio. Las razones y los candidatos que asoman.

La Fórmula 1 es la élite del automovilismo, y como tal, llegar a la máxima categoría sólo es posible para unos pocos. Se necesita de mucho talento sobre el volante pero también de esfuerzo y perseverancia, mucha perseverancia. Es que la F1 es un mundo diferente, donde los tiempos son otros.

Con vistas hacia Sudamérica, en la temporada pasada no hubo ningún piloto de estas latitudes inscripto. Solamente hubo pilotos de pruebas como Pietro Fittipaldi y Sergio Sette Câmaran, ambos conductores de Brasil.

Desde 2017, la última participación de Felipe Massa, la máxima categoría del automovilismo no tiene ningún protagonista formado en el sur del continente americano. Si es difícil para Brasil tener un representante en el Campeonato Mundial, hay que imaginar lo complicado que es para Argentina, ya que en esta temporada se cumplieron 18 años desde que un piloto argentino figurara en lista.

Gastón corriendo para el equipo Minardi en la temporada 2000.

El 15 de abril de 2001 fue el último en que un piloto nacional participó de la Fórmula 1. Gastón Mazzacane es un piloto platense que llegó a disputar 21 Grandes Premios en la Fórmula 1, 17 durante 2000 con Minardi y 4 con el equipo Prost en 2001. Aunque claro, previo a Mazzacane existieron grandes pilotos que lograron poner la vara muy alta en la competición. El primero y mas resonante de todos es Juan Manuel Fangio.

 

La leyenda de Fangio se agiganta cada día mas con el paso del tiempo

El «chueco», en esta historia de la Fórmula 1, cumple un rol muy importante. Para dar un contexto apropiado, son 33 los pilotos que han obtenido el Mundial de Pilotos. Michael Schumacher ostenta el récord de títulos con siete. El británico Lewis Hamilton logró seis títulos y Juan Manuel Fangio completa el podio con 5 títulos conseguidos durante los años 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957. Además de los subcampeonatos de 1950 y 1953. No por nada lo apodaban como «el Maestro».

Carlos formó parte de la historia dorada del automovilismo argentino

Otro de los casos mas rutilantes es el de Carlos Reutemann. El santafesino debutó en 1971 y una década después logró el subcampeonato mundial. Corrió con McLaren, Brabham, Ferrari, Lotus y Williams. Obtuvo 12 victorias, 45 podios y seis pole en 144 carreras.

Cuenta con un curioso detalle: forma parte de un grupo reducido de pilotos con gran cantidad de victorias en Grandes Premios, sin haber obtenido títulos. David Coulthard tuvo 13 victorias, Carlos Reutemann lo sigue con 12, mientras que Rubens Barrichello y Felipe Massa completan el podio con 11. Además de ostentar la última victoria de un piloto argentino en la F1.

¿Que pasó en estos 18 años para que Argentina no tenga ningún representante en F1?

Las respuestas son variadas, pero existe una relación en cada una de ellas. Podemos decir que la más visible de todas es la falta de apoyo a los deportistas argentinos. No solo en automovilismo sino también en otras categorías. El eje fundamental del problema, se basa en lo económico. Para darle fuerza a un proyecto tiene que haber dinero, y eso es el principal problema de Argentina. Es por eso que los pilotos se las tienen que ingeniar para progresar y la mayoría opta por viajar a formarse a Europa. Ese es el caso de José María «Pechito» López.

Alonso y Pechito fueron compañeros del equipo Toyota en 2018

«Pechito» López fue el piloto argentino que estuvo mas cerca de cortar la sequía y competir en la máxima categoría del automovilismo. Sucedió en 2010 cuando fue confirmado como uno de los pilotos de la nueva escudería USF1 Team.

La Presidenta de la Nación en ese entonces, Cristina Fernández, aseguró el aporte de 2 de los 8 millones de dólares exigidos por el equipo norteamericano, una vez que López obtuviera la denominada superlicencia de piloto de Fórmula 1. Sin embargo, José María López recibió la noticia de que el equipo US F1 no podría competir en la máxima categoría ya que los tiempos de armado de los coches se habían retrasado y el apoyo económico que iba a ser aportado por Chad Hurley había sido fue retirado. De esta manera, el sueño de «Pechito» se vió frustrado.

Hace un año, Fernando Alonso, quien fue compañero del argentino durante su estadía en Toyota opinó sobre la situación de los pilotos argentinos: “Las razones no son muy claras así que hay que seguir trabajando, demostrando y esperando esa pizca de suerte. Hay que volver a tener un Gran Premio en Argentina, hay que a volver a tener campeonatos de kartings potentes o que los niños vayan a correr a España o a Italia. Son cosas que hay que promocionar para tener futuros campeones, pero eso también necesita esponsorización, inversión”.

Argentina tiene buenos pilotos en el exterior que están haciéndose de experiencia. Sólo falta un plan de apoyo para que los deportistas puedan cubrir gastos. Hoy en día, el plan es devolver al Gran Premio de Argentina y poder tener un representante en la Fórmula 1.

Sacha Fenestraz, Ian Reutemann y Marcos Siebert son tres de los nombres que más cerca están de acceder algún día a la F1, aunque todavía les falta recorrido. El primero ganó la Eurocopa de la Fórmula Renault 2.0. El segundo, sobrino de Carlos Reutemann, completó un test con Prema en F4 hace poco y el tercero ganó la Fórmula 4 italiana luego de vencer a Mick Schumacher, hijo del siete veces campeón del mundo, Michael.