Las españolas y un grito de protesta que retumba en todo el fútbol femenino

La falta de acuerdo entre las profesionales y los clubes en torno al convenio colectivo abren la puerta a la posibilidad de huelga.

El fútbol femenino sigue siendo objeto de crecimiento y no solo en Argentina. El profesionalismo en España atraviesa momentos críticos, la forma de distribución del capital económico no resulta satisfactoria para las futbolistas que dedican cada minuto al alto rendimiento. A pesar de ser pionera y una de las ligas más atractivas en el ámbito del fútbol femenino, la Primera División de España recibe críticas justificadas. Comenzó a disputarse en 1988 y de allí en adelante no sufrió interrupciones, aunque sí cambios de formato. Ahora se busca una modificación que falle en favor del profesionalismo y para ello las jugadoras decidieron recurrir al recurso de la huelga.

¿Cuál es el reclamo principal? Piden por un contrato de jornada completa. Actualmente las deportistas cobran un salario de tiempo parcial. Los clubes alegan esta desprolijidad a la falta de recursos económicos que posibilitarían un convenio por tiempo completo. La falta de ingresos es un tópico que ubica a las entidades deportivas en nivel de desventaja, pero existen otros factores a tener en cuenta… La FIFA anunció en los últimos días la duplicación del presupuesto destinado para el fútbol femenino.

Otros puntos también entran en zona de discusión: la contemplación sobre el embarazo, la protección frente al acoso, el plus de antigüedad, las vacaciones, el seguro médico, entre otros. Sin embargo, estos tópicos son aceptados y entendidos por los clubes. El mayor inconveniente surge en torno a lo puramente económico. Las mujeres se cansaron de ceder en esta puja constante, por lo cual decidieron decir basta. ¿Qué piden? Un mínimo de 20.000 euros anuales y al menos un 75% de tiempo parcial a razón de unos 16.000 euros anuales. La respuesta de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) no llega a satisfacer los reclamos. En contraposición plantea el pago del 50% del tiempo (media jornada) y unos 16.000 euros anuales. La Asociación no quiere comprometerse con pagos que no pueda llegar a cumplir, pero la posición de las futbolistas españolas parece ser inamovible. Lo cierto es que este pedido a viva voz tiene ya un año de vigencia. La situación ya resulta insostenible, existiendo mujeres que solo cobran 500 euros al mes…

En lo que va del año se realizaron 19 reuniones entre el colectivo de 200 jugadoras, los clubes, la Asociación de Futbolistas Españoles y sindicatos implicados. Las circunstancias son claras: el cambio debe llegar y de no ser así el paro está programado para la octava fecha de la liga (2-3 de noviembre).

Por: Belén Medina, 2B Turno tarde.