Elecciones 2019: el triunfo de Alberto Fernández, la remontada de Macri y los coletazos de una elección histórica

Alberto Fernández fue electo con el 48,1% de los votos y será el presidente argentino por los próximos cuatro años en una elección riquísima para analizar

El abrazo de la victoria: Cristina y Alberto Fernández se funden en un abrazo junto al Gobernador electo Axel Kiciloff

27 de agosto del 2019 no será una fecha más en la historia de la joven democracia argentina. Tras ocho elecciones presidenciales con la vuelta de la democracia, Mauricio Macri fue el único presidente que no pudo ser reelecto por el voto popular. El mandamás de Juntos Por El Cambio no ocultó su decepción por la derrota pero optó por un discurso moderado y abierto a una transición ordenada con su par: “Felicito a Alberto Fernández, acabo de hablar con él y lo invité a desayunar mañana a la Rosada para trabajar en una transición ordenada por el bien de todos los argentinos”, concluyó en su exposición, quizás la mejor de su etapa como presidente, en el búnker oficialista. 

Aún con la derrota, es destacable el progreso de Macri en la elección: de las PASO a estas Elecciones Generales, su caudal de votos aumentó en aproximadamente 2 millones de personas y achicó la brecha con Alberto Fernández, aunque sin poder alcanzar el ballotage. Este resultado deja un mapa político diverso, ya que el Frente De Todos tendrá mayoría en el Congreso pero con una fuerte oposición, lo que garantiza una gobernabilidad más plural y sin absolutismos. 

Macri y Pichetto, la fórmula de la futura oposición

En la vereda triunfal, el éxtasis fue total en el búnker del Frente De Todos. Tanto Axel Kicillof, Cristina Kirchner y Alberto Fernández se mostraron contentos con el resultado obtenido y con ansias de comenzar a trabajar para que el país mejore su situación actual. El nuevo mandamás hizo una mención a todos los argentinos, tanto sus votantes como a los que no lo eligieron, y llamó a un estado de consenso general: “Gracias a todos los que nos votaron, a todos los que nos acompañaron. Por el compromiso que han demostrado por construir una Argentina más solidaria. Y gracias a los que no nos votaron por haber participado de esta jornada. Este no es el frente de nosotros, es el Frente de Todos y nació para incluir a todos los argentinos”. Sus palabras, conciliadoras y sin revanchismos, avizora el surgimiento de un Peronismo más nucleador y sin tantos frentes abiertos como lo fue en la última etapa del gobierno de Cristina Kirchner. A su vez, Fernández aceptó la invitación a desayunar con Macri y juntos iniciarán una transición ordenada por el bien común.

En otro orden de cosas, se dieron pequeñas batallas en los otros partidos. Sin chances de aspirar a la presidencia, las otras fuerzas apuntaron a lograr las bancas del Congreso en un contexto histórico de polarización. Roberto Lavagna perdió un considerable caudal de votos, podemos inferir que su pobre performance en el Debate Presidencial incidió en esto, y no pudo pegar el zarpazo e imponerse como tercera fuerza. Como dato de color, el árbitro mundialista Néstor Pitana no pudo ingresar al Congreso como Senador por Misiones por esta caída considerable de Consenso Federal. En cuanto al Frente de Izquierda, Myriam Bregman, referente feminista y figura destacable de dicho bloque, quedó a 8700 votos de obtener una banca en el Congreso y, en contraposición a su figura, la obtuvo una diputada del Frente NOS, liderado por Juan José Gómez Centurión, con una posición antagónica a Bregman, lo que generó mucho cuestionamiento por los cortes de boleta.

Por último, José Luis Espert y el mencionado Centurión no dieron la talla en la elección y sus fuerzas se asemejan más a una colectora que le quitó votos a Mauricio Macri que a una construcción de una oposición viable para el futuro. Sus posturas y plataformas de extrema derecha no tienen una capacidad de realización lo suficientemente firme como para ser una alternativa para el futuro. Sus lugares, si es que lo quieren, son en alguna fuerza con otro peso específico. 

Las fichas están sobre la mesa y surgen las primeras conjeturas: ¿Será Lavagna un referente elegido por Alberto Fernández? ¿Cómo será la transición? ¿Hablarán los mercados? Los primeros coletazos ya son tangibles: el Banco Central anunció un recrudecimiento de los controles de cambios y sólo se podrán comprar USD 200 por mes, o USD 100 por ventanilla (no son acumulables), y en América Latina retumban las voces de Jair Bolsonaro, Nicolás Maduro y demás referentes políticos. En este contexto, la elección fue histórica y será el punto de partida de un futuro con aires de renovación.

Diego Salgado – @Diego_Salgado6

2°A Turno Noche

Links relacionados: