Debate Presidencial: la oposición, el espacio sin propuestas

Alberto Fernández y José Luis Espert fueron los principales protagonistas de la oposición de un debate con poca propuesta, mucha chicana y la incertidumbre de no saber que vendrá

El debate presidencial 2019, la imagen del fin de semana

La Universidad Nacional del Litoral (UNL) recibió la edición 2019 del debate presidencial de cara a las Elecciones Presidenciales del próximo 27 de octubre. Con el precedente de lo trascendental que fue el debate en 2015 entre Mauricio Macri y Daniel Scioli, las miradas estuvieron sobre cada palabra, propuesta o gesto de los candidatos que competirán en las urnas. Haciendo foco en la oposición, hubo 5 candidatos de lo más variados: Alberto Fernández (Frente De Todos), José Luis Espert (Unite), Roberto Lavagna (Consenso Federal), Juan José Gómez Centurión (Frente NOS) y Nicolás Del Caño (Frente de Izquierda).

En este primer debate, los puntos sobre los que expusieron los candidatos fueron: Economía y Finanzas; Educación y Salud; Derechos Humanos, Educación y Género; Relaciones internacionales, según lo dispuesto por la Cámara Nacional Electoral (CNE). Cada candidato dispuso de 45 segundos para exponer sus ideas sobre los distintos ejes en estos temas. De entrada, la postura de Alberto Fernández fue conservadora desde sus propuestas y radical en su intento de denostar las políticas llevadas a cabo por el oficialismo en estos 4 años. Claro, con el antecedente de 2015, quedó claro que el silencio y la confrontación a las políticas de Macri fue la estrategia adoptada por el Frente De Todos que descansó en la amplia ventaja de las PASO en agosto pasado. 

Los debates son una herramienta para que la población conozca a sus posibles gobernantes. Si este es el objetivo, podemos afirmar que Fernández no demostró ni contó nada de lo que son sus propuestas de campaña. En contraposición a esto, José Luis Espert se notó cómodo en este rol de oposición al grueso de los candidatos con sus propuestas de corte liberal: el eje de sus propuestas gira en torno a los impuestos y al gasto público. Contó que tiene la idea de arancelar la universidad pública y su cruzada contra los sindicatos, a quienes nombró como “mafia sindical”. 

Los candidatos observan la exposición del Presidente Macri

En una rama más extrema de la derecha se ubicó Juan José Gómez Centurión. El líder del Frente NOS llegó a octubre tras el símbolo del pañuelo celeste y el slogan de “Salvemos Las Dos Vidas”. Sin demasiado contenido, se lo notó con argumentos precarios para defender sus ideas y el detalle de no poder respetar los tiempos del debate (45 segundos por candidato), siendo advertido por la chicharra en más de una ocasión. Según sus palabras, “apoyará a quien defienda las dos vidas”, en un claro indicio de que su presencia en este debate es, cuanto menos, superflua. En el apartado “Derechos Humanos, Educación y Género”, la Ley del Aborto fue el eje principal: Espert, con su premisa de no aumentar el gasto público, se mostró permeable a la sanción de la Ley pero con la lupa en quién afrontará ese alto gasto para llevarlo a cabo.

Por otro lado, Roberto Lavagna y Nicolás Del Caño, por distintas circunstancias, pasaron desapercibidos. El ex Ministro de Economía del Kirchnerismo se mostró dubitativo e incómodo en el formato del debate y sin demasiada energía para combatir y enarbolar sus ideas por sobre las otras. De ser la tercera fuerza en las PASO a su actuación del pasado domingo, podemos afirmar que no ha sido una plataforma para crecer como fuerza. Nicolás Del Caño fue fiel a sus creencias: se ubicó en la vereda opuesta del oficialismo y del Frente De Todos y, en una tónica similar a Lavagna, le costó manejar los tiempos y comunicar de manera convincente sus propuestas. Además, hizo mucho foco en la situación vivida en Ecuador y dejó pasar una oportunidad de posicionar a la izquierda como una fuerza convincente a nivel Nación.

A modo de conclusión, fue un debate estándar, con posiciones conservadoras y poca soltura a la hora de la exposición. Dentro de los puntos interesantes, Espert fue el más suelto y Fernández optó por el revisionismo de los cuatro años de Macri al frente del Gobierno. El próximo domingo 20 de octubre, a las 20 hs, en la Facultad de Derecho de Buenos Aires, será el segundo debate de cara a las Elecciones Presidenciales del 27 de octubre.

Diego Salgado

@Diego_Salgado6

 

Artículos adicionales: