Vizcarra decretó la disolución del congreso

Afirmó que no había un amparo en la división de poderes y que la última decisión será en las urnas

Disolución del congreso

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, decretó el 30 de septiembre la disolución constitucional del Congreso y llamó a elecciones parlamentarias, la misma será el próximo 26 de enero de 2020. Lo que busca Vizcarra con esta medida es frenar la decisión opositora encabezada por Keiko Fujimori, quien se encuentra en prisión preventiva por acusaciones de lavado de dinero, de tratar de usar las instituciones democráticas para su beneficio personal y de querer sacar un aprovechamiento en el Tribunal Constitucional.

El jefe de estado argumentó que el proceso de selección no era transparente y no garantizaba la división de poderes en la Nación.

Luego de conocerse la disolución, los diputados abandonaron la Cámara y aprobaron una propuesta para la suspensión de las funciones a Vizcarra durante 12 meses.

“Ante la negación fáctica de confianza, decidí disolver el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la República, que sea finalmente el pueblo el que decida, el cierre que dispongo está dentro de mis facultades contenidas en la Constitución dando fin a esta etapa de entrampamiento político. Que se defina en las urnas el futuro del país”, afirmó el mandatario tras dar a conocer su decisión.

La defensa hacia el Presidente de Perú no solo se pudo ver en las calles a través de los ciudadanos que le demostraron su apoyo, sino también tuvo un respaldo por parte de las Fuerzas Armadas, quienes consideran que Vizcarra tuvo un gran índice de popularidad por haberse enfrentado a la clase política tradicional y a la corrupción.

Clara Villalba

 

Notas Relacionadas: