El tenis volvió a Buenos Aires

El Challenger se disputa en el Racket Club y cuenta con 25 argentinos en el cuadro principal.

La vuelta del tenis a la Argentina llegó de la mano del Challenger de Buenos Aires. Del 23 al 29 de septiembre, las canchas de polvo de ladrillo del Racket Club alojarán durante esta semana a los tenistas que lucharán por alzarse con el título.

El torneo se realiza desde 2010 y se estableció como una de las citas del ATP Challenger Series preferidas por los tenistas sudamericanos. En febrero de este año se disputó el ATP 250 de Buenos Aires y, desde ese entonces, la capital argentina no volvió a ver un torneo ATP.

Federico Delbonis (1), el boliviano Hugo Dellien (2), Leo Mayer (3), Facundo Bagnis (8) y Facundo Díaz Acosta, ganador de dos medallas en los pasados Juegos Olímpicos de la Juventud (plata en singles y  oro en dobles), son algunas de las principales raquetas para observar.

Desde su inauguración, varios tenistas argentinos se han coronado en la tierra batida de Buenos Aires. Diego  Schwartzman en 2012, Carlos Berlocq en 2011 (máximo ganador de torneo con 3 títulos, dos en dobles) o Nicolás Kicker en 2013. El torneo reparte 54.160 dólares en premios y 80 puntos para el ganador.

La actividad en el club inicia a las 11 de la mañana todos los días, menos el miércoles que habrá una clínica de tenis para chicos de 6 a 12 años.

A partir del jueves, se jugarán las fases decisivas del torneo para llegar al domingo con ambas finales: primero se disputará la de dobles y, a continuación, la de singles. La organización del torneo está a cargo de la empresa Torneos y las entradas se pueden comprar a través de Ticketek.

Los precios van de $260 (las plateas más baratas durante los primeros días de competencia) hasta los $3000 (para los VIP de la final). Una opción más que interesante para los que quieran disfrutar de un tenis de primer nivel.

Matías Domínguez 2°A turno mañana.