La vuelta a su origen

El ciclon recupero sus tierras luego de 40 años

2 de diciembre de 1979, el jugador Hugo Coscia se prepara para patearle un penal a Hugo Gatti. El árbitro da la orden, Coscia se adelanta hacia la pelota y Gatti despeja por arriba del travesaño. Quizás la oportunidad más clara que tuvo San Lorenzo en un triste partido que finalizo en un tímido 0 a 0 frente a Boca Juniors. Pero ni aquel penal errado, ni el 0 a 0 de local frente a uno de sus clásicos rivales fue lo que generó la amargura más grande a los hinchas del ciclón. Era la última vez que San Lorenzo de Almagro jugaba un partido oficial en el viejo Gasómetro. Nada fue claro en la salida del estadio de esos terrenos. Algunos dicen que pensaban que iban hacer remodelaciones, otros que la dictadura militar fue la principal causa de la pérdida del terreno. Según otra versión, Boedo era un barrio que crecía, y el estadio era antiguo, de madera y los accesos se complicaban. Se decía que Huracán, Vélez y el ciclón debían tener una misma cancha. Pero nadie nunca había hablado de un hipermercado, más precisamente de Carrefour.

San Lorenzo estaba en medio de una dura situación económica, envuelto en deudas con distintas empresas. Eso fue el detonante para que el club, en medio de la presión económica y los pedidos de quiebra, finalmente venda los terrenos de Avenida La Plata.

Es así como San Lorenzo pierde el estadio y el gobierno de facto, de la dictadura cívico-militar, lanza un plan de urbanización sobre los terrenos. Una vez en democracia, y con aprobación de la legislatura de la ciudad, estos terrenos fueron vendidos a la cadena francesa de supermercados Carrefour. Este hipermercado abrió esta sucursal en el año 1986, siendo la tercera en todo el país.

Luego de la pérdida del estadio, al año siguiente, en el año 1980, el ciclón comenzó a jugar de local en estadios ajenos, como por ejemplo en el de su clásico rival, Huracán. También lo hizo en el estadio de Atlanta y en el de Vélez. En ese año San Lorenzo peleó por no descender y cumplió el objetivo de permanecer en la primera división. Al año siguiente San Lorenzo no logró mantener la categoría y por primera vez en la era profesional descendió a la segunda categoría del fútbol argentino.

Tras la clausura, intentó a través de sus hinchas recuperar los históricos terrenos donde se ubicaba el estadio. Los hinchas iniciaron una serie de proyectos impulsando la recuperación de los terrenos de Avenida La Plata entre Inclán y Las Casas. En 2008 se presentó un proyecto en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, que planteaba la restitución histórica de los terrenos perdidos. Este recibió su sanción por unanimidad y se convirtió en ley.

Los socios y simpatizantes de San Lorenzo empezaron a ejecutar adquisiciones de bienes y a restituir propiedades que pertenecieran al patrimonio del club, como por ejemplo la plaza Lorenzo Massa. Ésta fue convertida en un polideportivo, en donde San Lorenzo hace de local en básquet, y en donde los chicos pueden ir y disfrutar de las actividades que ahí se desarrollan.

El 8 de marzo de 2012, los hinchas marcharon a la plaza de mayo para pedir por el cumplimiento de la ley de restitución histórica, que obligaba a Carrefour a negociar un acuerdo con el club en el tiempo de seis meses, y de no cumplir con eso, establecía que el terreno podría ser expropiado. Al año siguiente, el 15 de noviembre de 2013 los hinchas volvieron a copar la plaza de mayo (110.000 personas), tras lograr su tan ansiada vuelta a Avenida La Plata.

La subcomisión del hincha organizo un sistema en el cual los hinchas que estaban de acuerdo con la vuelta del club a Boedo, podían preinscribirse para comprometerse a donar dinero para la recompra de metros cuadrados.

En el 2014, el club firmo un convenio con Carrefour para la devolución del predio, estimándose la finalización de la construcción del nuevo estadio para el año 2018. En el año 2016, y luego de una nueva reunión, se hizo oficial la recuperación de los terrenos del viejo Gasómetro.

Pero finalmente, hace algunos meses nada más, el sueño del ciclón se hizo realidad. El 1 de julio, el club volvió a tener posesión formal de estas tierras. Todo comenzó a las 19 del domingo 30 de junio con el oratorio de San Antonio, en donde se hizo una misa con la presencia de Matías Lammens y Marcelo Tinelli, entre otras grandes figuras relacionadas al club. Luego la fiesta llegó a los terrenos ubicados en Avenida La Plata, donde se vivió una jornada emotiva e inolvidable para el hincha de San Lorenzo. Contó con shows del grupo “Fuerza Bruta” y un breve recital del reconocido hincha de San Lorenzo, Vicentico. A las 00 explotaron los fuegos artificiales en todo el barrio, ya que era 1 de julio y San Lorenzo había logrado volver a Boedo.

Cabe destacar que más allá de que el barrio este plagado de grafitis de San Lorenzo, las veredas en su mayoría están pintadas de azul y rojo, y abundan los murales relacionados con la historia de San Lorenzo, hay muchísima gente que no está de acuerdo con el posible regreso de la cancha. Muchas de estas personas que viven en ese barrio, piensan que con la vuelta de la cancha, el barrio va cambiar (para mal) en relación con como es en la actualidad.

Facundo Genisso
   2° «B» T.N.