Pelé, el rey niño

Con tan solo 21 años y proclamándose como uno de los mejores del mundo, Pelé colocaba su nombre en la cúspide del fútbol marcando el gol número 500 de su carrera.
Fue un 2 de Septiembre de 1962 frente al Sao Paulo, en un clásico, cuando Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como Pelé, ya mostraba un camino prominente en su desempeño como futbolista siendo sin dudas uno de los mejores jugadores brasileños.
Ese domingo por la tarde hizo lo que comúnmente hacia en el torneo paulista. Primero, empato el marcador del partido con un penal en el minuto 18, tener 499 goles en tu espalda a esa edad, jugando de manera profesional y en esa época parecía una locura, pero él no se podía conformar con esa cifra y mucho menos si su equipo estaba perdiendo por un gol abajo.
Así fue, el momento llegó, Coutinho quien venía por la derecha le cedió un pase, otra vez Pelé frente al arco pero esta vez fuera del área grande, dentro de la media luna, un disparo curvo hacia el lado izquierdo del arquero y gol 500 en el bolsillo.
Obviamente a esas alturas Pelé ya era Pelé, a los 17 años ya había jugado y ganado su primer mundial (1958), también repetiría este logro en 1962 y 1970, transformándose hasta la actualidad en el jugador que más veces ganó esta competición, tiene más de mil goles en su haber y es considerado por muchos como el mejor jugador de la historia del fútbol, su nombre está en la órbita de las personalidades más espectaculares de este deporte como Maradona o Messi.
Jugó solamente en dos clubes a lo largo de su vida, el Santos de Brasil, equipo en el cual debutó a los 15 años, y el New York Cosmos de la liga norteamericana de fútbol donde se quedó hasta el final de su carrera en 1977, fue distinguido como mejor deportista del Siglo XX por el Comité Olímpico Internacional y también se le otorgó el Balón de Oro de la FIFA en 2013 debido a su excelente trayectoria.
En números, “La Perla Negra”, tiene 2 Copas Libertadores (1962, 1963), 2 Copas Intercontinentales (1962,1963), 7 torneos a brasileños y 1 solo torneo estadounidense (1977), en total jugó 1367 encuentros y marcó 1283 goles, su partido despedida fue en el Giants Stadium frente a una multitud de 75000 espectadores que fueron testigos de los últimos momentos profesionales de un jugador que será recordado por muchos siglos como una leyenda del deporte.

 

Cristian Domingorena, 2do TT