Alumni: una historia de deporte, sacrificios y éxitos

Alumni, aquel equipo que comenzó practicando fútbol y que dejó una huella importante en el deporte argentino, fue campeón en diez de los once torneos disputados en nuestro país entre 1901 y 1911.

La Asociación Alumni que en 2018 pudo obtener su sexto campeonato de los torneos de rugby en Argentina y que en la actualidad goza de un buen presente deportivo, surgió con el mismo ADN ya que en el Buenos Aires English High School, el colegio de la calle Melián que se fundó en 1884 en el barrio de Belgrano, los vio nacer y resurgir una vez más.

Algunas figuras históricas como Daniel Ginhson (ex jugador del Buenos Aires Cricket Club) y Guillermo Cubelli (padre de Alejandro, ex hooker de Belgrano en los 80 y de Los Pumas), celadores del colegio, intentaron renacer el espíritu amateur que transmitía Alejandro Watson Hutton. Con el apoyo de los padres y ex alumnos, el 13 de diciembre de 1951 lograron la autorización de los sobrevivientes y descendientes del viejo Alumni para fundar un nuevo club, dedicado exclusivamente al rugby. Con Carlos Bowers encabezando una reunión le pusieron el mismo nombre, Asociación Juvenil Alumni, y tomaron los mismos colores originales en sus camisetas: el rojo y el blanco, pero en franjas horizontales.

Alumni formó su primer equipo superior en 1960 para ganar el torneo de Tercera División de la Unión Argentina de Rugby. Con la ayuda económica de los primeros socios -Roberto Tone Abad, Manuel y Camilo Carballo, Horacio «Tano» Marconetti y Fernando «El Abuelo» Camardón- y luego de ser locales durante diez años en las canchas de Pucará (usaron la misma camiseta hasta 1954), Pueyrredón y SIC, hasta que en 1962 pudo comprar su predio de cinco hectáreas en Tortuguitas, que al comienzo fue un terreno destinado a la práctica de polo cedido por la familia Escalante.

Eduardo Poggi resultó su primer jugador elegido para integrar una formación del seleccionado argentino cuando Alumni militaba en la segunda categoría. Fue en la gira de 1965 por Sudáfrica, que dio origen a Los Pumas. Es así como el sueño de esos rugbiers se hizo realidad en el año 1969 luego de obtener el ascenso a la división Superior.

Alumni, pudo llegar a su mejor nivel y plenitud en 1989, cuando se consagró campeón en Primera, donde tuvo que compartir el título con Banco Nación, que tenía como referente a Hugo Porta. Y más tarde se sumaron los festejos en Intermedia y Preintermedia. Roberto Abad y Alberto Del Sel, con la colaboración de Marcos Tezanos Pinto, fueron quienes hicieron posible el buen funcionamiento del equipo y que luego se consiguieran tres títulos consecutivos en 1990, 1991 y 1992.

Más tarde, a Alumni le tocó vivir una situación que en lo deportivo fue muy negativa, ya que terminó en el 18° puesto de la tabla general que tenía 24 equipos luchando por el título. Es así como un rotundo cambio de mentalidad transformó un sueño que parecía imposible de lograr. Pero por fin en 2001 llegó el esperado quinto título, en la única temporada en que no hubo definición con llaves finales y justo para acompañar la celebración del 50° aniversario. Aquella misma camada se consagró en la temporada siguiente, al obtener el Torneo Nacional de Clubes en 2002, y supo mantener una serie invicta de 19 triunfos consecutivos en 2004.

Un dato de color para contar es que tenían una cábala: llevaban un trozo de madera pintado en aerosol dorado que Agustín Lamarca (ex centro y ex dirigente) recogió camino a Santa Fe en la pretemporada de 1989 y estableció como un trofeo, y al «Mono Mario», una mascota de peluche que sentaban siempre a la mesa en las comidas de los jueves.
Desde aquel momento, Alumni consolidó su juego y es el único club, que tras ascender a la Primera División, nunca descendió. Junto a Hindú y a SIC, es el de mayor participación en la recta final de los torneos de la Unión de Rugby de Buenos Aires. Cinco veces estuvo a punto de alcanzar la gloria pero perdió dos finales ante los de Boulogne (36-16 en 2004 y 14-11 en 2011) y otras tres con los de Don Torcuato (20-5 en 2006, 9-6 en 2007 y 27-20 en 2017). En 2018 debió esperar hasta la última jornada del Top 12 para alcanzar el codiciado boleto a la semifinal como el cuarto equipo clasificado, tras el empate ante Pucará.

Gastón Nieva, 2° B, turno mañana.