Las medallas que estaban en el agua

La natación cumplió con creces sus objetivos en los Panamericanos de Lima y ve con optimismo el desafío de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Los juegos panamericanos de Lima 2019 fueron históricos para el deporte argentino: allí se consiguió la mayor cosecha de medallas en un Juego Panamericano fuera del país. Un total de 101 galardones  para la delegación albiceleste, las cuales fueron 32 de oro, 35 de plata y 34 de bronce. En este escenario, el equipo de natación fue uno de los focos principales con la figura en auge de Delfina Pignatiello a la cabeza, demostrando que se encuentra en pleno crecimiento y que todavía tienen mucho mas para dar.

El comienzo fue de ensueño cuando ya el primer día de competencia consiguieron superar la cantidad de medallas que había logrado el deporte en Guadalajara 2011 e igualar lo conseguido por Federico Grabich (oro en 100 metros libre y plata en 100 metros libre) y  Santiago Grassi (plata en los 100 metros mariposa) en Toronto 2015.

En esta edición de los Juegos argentina se llevó cuatro oros (tres de Delfina Pignatiello y uno de Virginia Bardach), tres medallas de plata (Julia Sebastian y Bardach) y tres bronces (relevos mixtos, hombres 4×100 combinado y Sebatian).

Lograron sumarse a Pignatiello, Julia Sebastian (100 y 200 mariposa) y Sebastian Grassi (100 mariposa) que cada uno es sus respectivas pruebas alcanzaron la marca clasificatoria para los Juegos Olimpicos de Tokio 2020.

Thomas Lopez 2 A