Duck Hee-Lee, el tenista sordo que hace historia

Tiene 21 años es el primer jugador en la historia en llegar a ser profesional con esa discapacidad. Ahora ganó su primer partido en ATP.

Lo que en el futbol significa el sonido al impactar el balón y convertir un gol, o en el básquet cuando la pelota ingresa limpia en la red del aro luego de un tiro de tres, en el tenis no hay nada más placentero que el momento en el que el sonido de un golpe conectado con el corazón de la raqueta hace eco en la inmensidad de un estadio silenciado que admira el espectáculo en cuestión. Duck hee-Lee es un caso único, el joven sur-coreano que supo convivir con su discapacidad auditiva y es el único tenista en la historia en llegar a ser profesional. Ahora continúa escribiendo su historia y ganó su primer partido ATP.

Con 22 años y siendo el número 212 del ranking ATP, Duck Hee-Lee ganó su primer partido profesional en el torneo ATP 250 de Winstom-Salem, en el estado de Carolina del Norte. Fue el 19 de agosto cuando venció en la primera ronda al suizo Henri Laaksonen (137°) por 7-6 y 6-1. Luego caería en segunda ronda ante el polaco Hubert Hurkacz, quien terminó consagrándose campeón de dicho torneo.

Lee fue diagnosticado con sordera a los dos años cuando su madre Park Mi-Ja, lo llevó a realizarse estudios ya que no recibía estímulos ni tenia reacción alguna cuando le hablaban. Debido a esto, los padres le enseñaron a leer los labios en lugar de enseñarle el lenguaje de signos. Lee tuvo una infancia plagada de burlas que lo llevaban a tener problemas de integración en la escuela, razón por la cual sus progenitores decidieron quitarlo del colegio  y apostar al don que su hijo tenía para jugar al tenis.

Su primera experiencia dentro de una cancha fue a los 7 años. «Fueron muy divertidas mis primeras clases de tenis. Desde el principio me volví muy competitivo porque no quería perder ante nadie. Cuando agarro la raqueta, me siento muy seguro de mí mismo».

Hace cuatro años, este joven ya había sido noticia en el mundo del deporte blanco, cuando a los 14 años consiguió su primer punto ATP, hecho que llamó la atención de propios y extraños, no solo por la precocidad, sino porque se había convertido en el primer tenista sordo en lograrlo:

“Como nunca antes he escuchado, nunca he podido imaginar cómo sería el tenis si no tuviese un problema auditivo. La sordera es parte de mi vida en el tenis. A veces me da ciertas desventajas, pero nunca me he desanimado y he luchado hasta el final para conseguir mi sueño».

Lee supo equilibrar su discapacidad con otras virtudes, como la lectura de labios a la hora de comunicarse o la gran visión a la hora de centrarse en los gestos del rival.

En un deporte en el que la percepción auditiva es tan importante a la hora de medir un impacto, escuchar el grito de un juez de línea o una advertencia del árbitro central, Duck Hee-Lee trasciende todo tipo de fronteras y demuestra que con esfuerzo todo se puede, pero la cuota de talento nato está a la vista. Incluso muchos de los grandes jugadores del circuito se han manifestado en relación al caso del sur-coreano, el primero fue Rafael Nadal, cuando realizó un partido de exhibición con Lee en 2013 en un evento en Corea de la multinacional KIA. “! La historia de Lee nos enseña que debemos pelear! El jugador más joven de la ATP!” comento Rafa en su cuenta de Twitter.

Otro de los que se manifestó fue Andy Murray, quien analizó las desventajas de ser sordo al jugar al tenis y comentó que admira a Lee, ya que al no escuchar el rebote o el momento del impacto de la pelota, se pierde mucho la percepción. “Es como jugar con auriculares puestos” comento el escocés.

En el circuito Junior ITF llegó a estar posicionado en el tercer escalón del ranking. Su primer torneo en dicho circuito fue a los 13 años y desde entonces ganó 11 Futures, además de haber llegado en seis ocasiones a cuartos de final y dos semifinales en torneos Challenger, dejando en el camino a varios jugadores ya consolidados como Vasek Pospisil, Dudi Sela y Lukas Rosol. En 2017 logró a su mejor ranking, posicionándose en el puesto 130.

Por lo pronto, el joven de 21 años ya logró sacarse el peso de su primera victoria y ahora buscará afianzarse en el circuito profesional, teniendo como meta principal, ingresar en el Top 100. De lo que no quedan dudas es que Duck Hee-Lee ya es parte de la historia grande del tenis.