Macarena Ceballos ya tiene una nueva meta tras los Panamericanos: clasificarse a Tokio 2020

La nadadora cordobesa de 24 años, especialista en el estilo pecho, sueña con llegar a los próximos Juegos Olímpicos. En diálogo con Pirámide Invertida repasa su carrera y cuenta detalles de la reciente experiencia en el certamen de Lima.

Macarena Ceballos, la nadadora de 24 años nacida en Río Cuarto, Córdoba fue una de las representantes en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Después de disfrutar esa experiencia y sacar buenas conclusiones en su cabeza ya asoma una nueva meta: clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sabe que quedó a las puertas de los de Río de Janeiro y esta vez hará todo para poder llegar a la gran cita del deporte mundial.

 

-¿Cuándo arrancaste con la natación?

– Yo arranque a nadar cuando era muy chica, siempre nadé en la colonia del colegio en Río Cuarto. Siempre estuve metida en el agua, pero cuando tenia 8 años hicieron un encuentro con un equipo y ahí comencé a competir. Desde ese momento estuve en el equipo junto con mi hermana; en realidad empecé porque ella estaba. Después me vine a Buenos Aires, pero desde los 8 años que compito.

 

-¿El apoyo familiar fue clave?

– Mi familia me apoyó muchísimo, tanto mi mamá como mi papá, mis hermanas y mis primos, todos me apoyaron. Pero creo que mi papá fue el que se bancó todo. Cuando falleció mi mamá, él fue el que me llevaba a las madrugadas antes de ir al colegio a entrenar; me bancaba, me iba a buscar con un desayuno, de ahí me llevaba derecho al colegio, después a la tarde me volvía a llevar a entrenar. Fue el que nunca me dejó faltar porque estaba cansada o por algún otro motivo, y creo que eso es lo fundamental, que tus papás no aflojen cuando por ahí vos sos chica y querés dejar.

 

-¿A qué edad dejaste Córdoba para instalarte en Buenos Aires?

– A los 20 años, era ir a Córdoba Capital o venir a Buenos Aires. Córdoba Capital primero no es una ciudad que me guste por temas personales y segundo que no me sentía cómoda con ningún plan de entrenador ni entrenamiento, así que decidí venirme a vivir a Buenos Aires.

 

-¿Tuviste ayuda del Estado? ¿Recibiste becas?

– Sí, poder vivir en Buenos Aires fue gracias a las becas del Estado, yo soy becada del ENARD y de Secretaría de la Nación, en un principio las dos becas me alcanzaban. Después, cuando todo fue aumentando, a través de mis logros tuve que buscar mis propios sponsors.

 

-Sabiendo que pecho es tu mejor estilo, ¿tenés algún referente en el estilo?

– Pecho es uno de los estilos que me sale más fácil. La verdad que no tengo un referente por mi estilo. Adam Peaty es un referente pero tiene un estilo completamente diferente, varía según cada nadador, si es de 50 mts., 100 mts., 200 mts., etc. Mi referente en realidad es Georgina Bardach, la admiro desde muy chica, la conozco fuera de lo deportivo, la admiro por su fortaleza, por su familia, por todo lo que tiene.

 

-¿Qué significa tener un récord nacional? 

– Tener un récord nacional es un punto en la carrera, cuando sos chica por ahí no lo tenés muy en cuenta. Tengo récord en 50 mts. pecho que es 30s 76, en 50 mts. Mariposa que es 27s 16 y después récord en postas. Es superarse cada uno, un paso de superación.

 

-¿Qué se siente representar al país en un Panamericano?

-Estar en el Panamericano fue  una sensación muy linda, es otro torneo muy importante, compartís con otros deportistas, te metés en otro ambiente. En Lima tuvieron en particular, que, por ahí al ser cerca, sentí que toda Argentina empujaba para el mismo lado, buscábamos otro objetivo como equipo, no individual. En natación el equipo estaba muy unido entonces eso hizo que lo viviéramos de otra manera.

 

Seguís en la búsqueda de poder clasificar a tu primer Juego Olímpico en Tokio 2020. ¿Qué expectativas tenés?

– En los Panamericanos la idea era clasificar a Tokio, buscar la marca, pero no salió. Obvio que voy a buscar la revancha de los Juegos de Río de Janeiro, me quedé muy cerca y me dolió no estar, la pasé muy mal, lloré y tuve una semana que no quería saber nada con nadar, pero creo que eso es superarse a uno mismo. No se dio, pero acá estoy de vuelta intentando para ver si se da.

 

-¿Como va a ser la preparación?

– La preparación va a ser muy dura, después del Panamericano me tomé 15 días de vacaciones. Ahora volvemos a los entrenamientos hasta diciembre me voy a dedicar a entrenar, tuve un semestre con muchas enfermedades y una lesión en el hombro, que no me va a impedir pero que me voy a enfocar en recuperarlo para poder entrenar al 100%. El objetivo es el Sudamérica que es en Buenos Aires en 2020 en la pileta del Parque Roca, creo que por ser en Buenos Aires tiene un plus. Nosotros como argentinos lo sabemos que siempre sacamos un extra, más cuando estamos en casa, con hinchada. Es clasificatorio para los Juegos Olímpicos, vamos a intentar buscar la marca y tirar todos juntos para el mismo lado con los familiares y la hinchada que se acerque.  Creo que va a ser otra cosa y va a estar muy bueno.

 

Gastón Paolorossi 2°A T.M.