¿Cuál es el futuro de la Argentina luego de las elecciones?

"El año que viene, independientemente de quien gobierne la próxima gestión, va a tener que afrontar un gran problema financiero" comentó en exclusiva para Pirámide Invertida el economista Matías Trombetta.

La situación de coyuntura económica argentina es muy mala, con leves mejoras. El año pasado sufrió una recesión muy importante. Tuvo una crisis de balance de pago en el lapso de un año, destrucción de empleos, empeoraron todos los indicadores sociales y la pobreza subió a más de cuando Mauricio Macri, actual presidente del país, asumió en 2015.

Las elecciones presidenciales 2019 se aproximan y empiezan a salir las primeras hipótesis de cual será el futuro de la Argentina en el hipotético caso en que la formula Fernández-Fernández, por el Frente de Todos, ganara frente al oficialismo. Martín Trombetta, economista, becario postdoctoral del CONICET (UNGS) y profesor (UADE), comenta en exclusiva a Pirámide Invertida la situación general de la situación financiera hoy en día y en un futuro, con un posible cambio de presidente.

«Hay un clima económico muy malo, y eso se conjuga con un año electoral el cual no está claro que el oficialismo vaya a reelegir. Lo que es a su vez una posibilidad, no es una certeza, siendo Argentina un país con gran nivel de inestabilidad económica, donde los ciclos económicos están muy ligados a los ciclos políticos», explicó Trombetta. «Esa inestabilidad política hace que la economía tenga más dificultades para levantar, porque nadie quiere invertir mucho en un país que podría potencialmente cambiar de modelo económico. En resumen, es un año malo en todos los sentidos y con mucha incertidumbre», añadió.

El economista vaticinó un futuro difícil en materia económica, sin importar qué fórmula que resulte victoriosa:«El año que viene, independientemente de quien gobierne la próxima gestión, va a tener que afrontar un gran problema financiero. Los vencimientos de deuda que Argentina tiene, no en 2020 pero sí en 2021-2022, claramente superan la disponibilidad de dólares que tiene hoy el Banco Central. Para que esto se solucione, tendría que haber un gran movimiento exportador que genere un buen ingreso de divisas, una situación que es muy improbable, o habrá que refinanciar la deuda, lo que implica un proceso de reestructuración de la deuda pública, potencialmente muy costoso y complejo. Argentina ya paga tasas muy altas por su deuda por ser considerado un deudor de riesgo, ya que tiene un riesgo país muy alto»

«Lo que si es cierto, es que políticas que el macrismo ha tenido muy malas experiencias  frente a sectores específicos políticamente identificados como parte de la grieta. Por ejemplo, los trabajadores del sector científico tecnológico en Argentina, particularmente en el CONICET, hemos sido los que más ajuste hemos sufrido porque el gobierno ‘no nos quiere’. Macri identifica a los científicos como acólitos del kirchenrismo», disparó TrombettaEprecandidato a presidente del Frente para Todos, Aníbal Fernández, aprovechó este conflicto latente y prometió «poner de pie al CONICET» y a todas las organizaciones de investigación que tiene la Argentina’ si fuera el próximo presidente. Esto lo comentó en un encuentro sobre educación en Los Polvorines. También lo manifestó en su cuenta oficial de Twitter.

En un hipotético caso de que la oposición vuelva al poder, ¿cómo afrontaría la situación actual del país? 

Algunos economista identificados por el sector Fernández-Fernández deslizaron una posibilidad de una vuelta al cepo cambiario, que sería algo catastrófico con la situación actual del país. Va a ser una situación económica muy compleja por el lado financiero, con una economía que va a llevar casi una década sin crecimiento sostenido y con indicadores sociales muy deteriorados. La pregunta es si vamos a tener un gobierno peronista como el de Néstor Kirchner, que mantenga la prudencia fiscal o un gobierno peronista como el de Cristina que gaste lo que no tiene. Es un desafío muy grande, muy jodido, en una coyuntura macroeconómica, tanto local como internacional, no favorable que el gobierno va a tener que afrontar»

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) declaró estos días: «En base a los datos de ingresos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC, estimamos que en el primer trimestre de este año la pobreza alcanzó no menos del 35% y la indigencia poco más del 7%”.

 

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social Argentina en la Universidad Católica Argentina (UCA)

 

Ante este escenario, cabe preguntarse cuál sería la manera de afrontar este problema social en el país en caso de que Alberto Fernández asuma como presidente en las próximas elecciones. El economista Martín dice: «El único medio existente para abordar la pobreza y reducirla algún porcentaje en el corto plazo, seria aumentar la AUH y las jubilaciones, más que eso no se podría. Después, todos los medios que se hagan para mejorar la situación económica son de mediano a largo plazo. Al mismo tiempo, aumentar la AUH o las jubilaciones es un problema por la cuestión fiscal. La Argentina no tiene plata. ¿De dónde saldrían los fondos para hacer eso? ¿Cristina haría una hipotética reforma fiscal que aumentara la recaudación, en un país que ya tiene un montón de impuestos fiscales muy altos? Desde el lado social es difícil imaginar una situación distinta, porque no hay recursos para algo distinto.