Relanzamiento del plan Ahora 12

El Gobierno reimpulsó el programa de cuotas que ya había sido lanzado por el kirchnerismo. Se extendieron los beneficios.

El Ahora 12 es el «viejo» nuevo plan de beneficios para comprar en 12 cuotas sin interés con tarjeta de crédito y débito en productos nacionales. La nueva versión va a permitir 18, 3 ó 6 cuotas y, a diferencia del programa del kirchnerismo, ahora no será sólo de jueves a domingo, sino que todos los días. También se elevará el límite de compras en lo que son las motocicletas, que pasará de $80.000 a $120.000, y en anteojos, que se estirará de $5.000 a $10.000.

El interés por este plan resurgió a fines de mayo, cuando se conoció una baja nominal del 20% para las compras en 3, 6, 12 y 18 cuotas. El secretario del Comercio Interior, Ignacio Werner, reconoció que, según las primeras proyecciones, en los primeros meses del plan Ahora 12 van a intentar duplicar la facturación con respecto al periodo anterior.

El plan contempla los siguientes productos:

Línea blanca: aires acondicionados, lavavajillas, lavarropas y secarropas, cocinas, hornos y anafes, calefactores y estufas, termotanques y calefones, heladeras, congeladores y freezers.

Indumentaria: prendas de vestir para hombres, mujeres y niños, así como también joyería y relojería.

Calzado y marroquinería: calzado deportivo y no deportivo, carteras, maletas, bolsos de mano y artículos de marroquinería de cuero y otros materiales.

Materiales y herramientas para la construcción: arena, cemento, cal, yeso, ladrillos, hierro, chapa, aberturas, maderas, cerámicos, sanitarios, caños y tuberías, grifería, membranas, tejas, pintura, vidrios, herrajes, pisos de madera y herramientas de trabajo, entre otros.

Muebles: todos los muebles para el hogar.

Bicicletas: Todo tipo de bicicletas, inclusive las eléctricas, sus partes y/o piezas.

Motos: todas aquellas cuyo precio final no sea superior a 120.000 mil pesos.

Turismo: comprende los siguientes servicios a ser prestados íntegramente dentro del territorio nacional: pasajes de ómnibus de larga distancia, pasajes aéreos, hoteles y otros alojamientos turísticos habilitados por el organismo provincial competente, paquetes turísticos adquiridos a través de agencias de viaje habilitadas, autos de alquiler, y excursiones y actividades recreativas, para las adquisiciones y/o contrataciones que tengan lugar cualquier día de la semana.

Colchones: colchones y sommiers.

Libros: Textos escolares y libros de impresión nacional.

Anteojos: anteojos recetados, adquiridos en ópticas, cuyo precio final no sea superior a 10.000 mil pesos.

Artículos de Librería: cuadernos, papelería, lápices, lapiceras, mochilas, cartucheras, etiquetas, entre otros.

Juguetes y Juegos de Mesa: todos los productos.

Teléfonos celulares: hasta 4G.

Neumáticos: accesorios y repuestos para automotores y motos.

Instrumentos musicales.

Computadoras, notebooks y tabletas.

Artefactos de iluminación: incluye los artefactos eléctricos de iluminación de tecnología LED.

Televisores.

Balnearios: aquellos establecimientos de la Costa Atlántica que ofrezcan los servicios de carpa y/o sombrilla.

Perfumería: productos de cosmética, cuidado personal y perfumes.

Las compras de estos productos, van a poder realizarse con las siguientes tarjetas:  American Express, Cabal, Diners, Mastercard, Nevada, Visa, Nativa, Sol, Mutualcard, Tarshop y Tarjeta Shopping.

Según el funcionario Werner, las mejoras que hubo en las ventas se deben a las cuotas sin interés que se ofrecen, y a las 200 cadenas comerciales, que fue bienvenida por los comerciantes. Este programa va a tener  «una estructura reglamentaria eficaz a la cual las entidades financieras, proveedores y comercios han sabido adherirse y ejecutar sin presentar inconvenientes”, según Werner.

Los rubros que más crecieron con el lanzamiento del plan fueron, el turismo, la indumentaria, los artículos para el hogar, y los supermercados.

“El único motivo para repuntar puede ser el pago del medio aguinaldo. Será probable, que las personas que reciban estos pesos extras, los dediquen a cancelar los financiamientos de las tarjetas”, destaca Miguel Zielonka, de Econviews.