El estadio Azteca, tierra de dioses

 

Luego de celebrarse el Panamericano de México en 1956, Emilio Azcárraga Milmo, dueño de Telesistema Mexicano (empresa que era el antecedente de lo que hoy es Televisa), notó el potencial que había en el fútbol como producto para la televisión. En 1959 compró al América, y trajo a Guillermo Cañedo de la Bárcena, para administrar al equipo. El nuevo miembro del organigrama americanista convenció a Azcárraga de construir un estadio propio para el club que en esos años jugaba en el Olímpico Universitario.

Allí jugaban todos los equipos de la Ciudad de México (Necaxa, Atlante y Pumas) y servía como casa de la Selección mexicana.

El estadio no solo sería casa del América, se convertiría en la cancha más importante de México y serviría como sede de una Copa del Mundo. Azcárraga Milmo, fundó la organización Fútbol del Distrito Federal S.A de C.V. en sociedad con los dueños Atlante y Necaxa para ejecutar la construcción de un nuevo estadio en la capital de México.

Diseñado por los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alcérreca, el Estadio Azteca fue inaugurado el 29 de mayo de 1966. Emilio Azcárraga Milmo ordenó su construcción con motivo de la novena edición de la Copa Mundial de Fútbol de 1970. El día de su inauguración estuvieron presentes Ernesto P. Uruchurtu, Gustavo Díaz Ordaz y Stanley Rous (presidente de la FIFA en ese entonces).

Ese día se realizó el primer juego que era un amistoso entre América y Torino que arrojó un empate en 2. Mientras que el primero de carácter oficial se dio días después, el 2 de junio, por la Copa México cuando Atlante perdió 2 a 1 ante los Tiburones Rojos del Veracruz. En la liga, el primer enfrentamiento fue el 21 de julio, un América contra Necaxa que acabó 1 a 1.

Para la elección del nombre, los aficionados mandaron sus propuestas que fueron votadas. «Azteca» fue la idea de Antonio Vázquez Torres, originario de León, Guanajuato. En 1997, el nombre fue cambiado a «Guillermo Cañedo» en homenaje a la muerte del ejecutivo, pero no fue bien recibido por la afición y regresó al original. También es llamado «Coloso de Santa Úrsula» debido a su ubicación en ese antiguo terreno ejidal.

En sus inicios contó con una capacidad de 110.000 personas, después se amplió a 114.464 y con las remodelaciones recientes actualmente recibe a 87.000 asistentes.

En 1970, el estadio Azteca demostró que verdaderamente fue construido para albergar el mundial de fútbol, ya que fue sede de diez de los partidos de la novena Copa Mundial realizada por la FIFA, incluida la final en la que Brasil derrotó por 4 a 1 a Italia. Durante esa cita mundialista, este estadio fue testigo del brillo de una de las mejores selecciones de la historia, plagada de figuras encabezadas por Pelé, Garrincha, Jairzinho, Tostao, Rivelino y Carlos Alberto quienes se consagraron campeones desplegando uno de los mejores niveles de fútbol que muy pocas veces se vieron.

Años más tarde, más precisamente en 1986, este estadio albergó nueve partidos de la 13° Copa del Mundo organizada por la FIFA, en la cual fue testigo del máximo esplendor del nivel futbolístico de una de las más grandes figuras como Diego Maradona. Para ser puntuales, este estadio fue testigo del mejor gol de todos los mundiales y de la historia del fútbol, llamado “el gol del siglo”, y al mismo tiempo fue testigo en el mismo partido de uno de los goles más polémicos como “la mano de Dios”. Esto se dio en el encuentro de cuartos de final en el cual, Argentina derrotó por 2 a 1 a Inglaterra. Luego albergó el partido final en el que el conjunto albiceleste derrotó a Alemania por 3 a 2, convirtiéndose así en el único estadio del mundo en albergar dos finales de Copa Mundial con el formato de ronda final eliminatoria (más conocida como mano a mano).

En México ha sido sede de 34 partidos de finales de Liga MX , así como de torneos de Copa, Campeón de Campeones, Copa Libertadores y hasta de Segunda División. Incluso albergó a otros deportes como el boxeo de la mano de Julio Cesar Chávez, quien fue ovacionado allí en varias oportunidades.

Y en el año 2026 será sede nuevamente de una Copa del Mundo. Esta vez organizada con conjunto con Estados Unidos y Canadá.

Es sin ninguna duda el estadio más importante de México, casa del América y del Tri, considerado en 2008 como  el más emblemático del fútbol mundial en una votación de la FIFA y  el cuarto mejor estadio del mundo según un artículo publicado en 2015 por la revista inglesa FourFourTwo.

Matías Fernández, 2do. A TM