El Arsenal inglés y un presente lleno de dudas

El clásico del fútbol inglés fue y será Manchester United y Liverpool. “Los diablos rojos “poseen la máxima cantidad de trofeos locales con 60, sacando 12 de ventaja al equipo de Mereyside que tiene 48. Pero muy pocos saben que el “tercer grande” no es Chelsea, Manchester City ni Tottenham, sino Arsenal. El conjunto de Londres ocupa el tercer puesto en títulos locales con 5 menos que el Liverpool. La actualidad no lo favorece y ha hecho que su presente este manchado por malos resultados. Desde de 2006 “Los Gunners” viven de decepción en decepción.

Arsenal fue fundado oficialmente 1886 por empleados de una fábrica de armamentos llamada “Royal Arsenal”.  Jugaron todas las temporadas en primera división desde su ascenso en 1919, logrando su primera liga en 1931. Entre sus palmares se encuentran 13 títulos de la liga, 30 copas locales y una antigua Recopa Europea en la que participó por la extinta “Copa de las Ferias”.

Su última liga la ganó en 2004, con un equipo demoledor que no perdió ningún partido de ese calendario, ganándose el apodo de “Los invencibles”. Un plantel formado por grandes figuras como Thierry Henry, Dennis Bergkamp, Patrick Vieira, Robert Pires, Jens Lehmann y Sol Campbell entre otros. El equipo jugaba un fútbol innovador y diferente de la mano de Arséne Wenger, juego que llevó al césped hasta el último día al mando del equipo de Londres.

En el año 2006 el plantel se mantendría con la mayoría de sus jugadores y lograría llegar a la final de la Champions League contra el Barcelona, con grandes nombres como Ronaldinho, Samuel Eto´o, Carles Puyol, Deco e Iniesta. El titulo se quedaría para el conjunto español tras ganar por 2-1. Este partido marcó un antes y después para el Arsenal.

Al año siguiente la estructura del equipo cambió por completo. Jugadores que deciden cambiar de aire y otros que bajan considerablemente su nivel. Desde ese entonces llegarían 6 años de decadencia sin ningún título. La dirigencia pasaba mercados de pases con las manos en los bolsillos, desembolsando dinero en refuerzos de poca calidad y sin satisfacer las peticiones del cuerpo técnico. Fueron años de trabajo con jugadores que no estaban a la altura de la institución, buscando explotar el talento de los que eran considerados proyecciones a futuro. Algunos lograron evolucionar notablemente y otros se fueron por la puerta de atrás sin aportar absolutamente nada.

Los resultados de los últimos 13 años en la liga fueron decepcionantes, se sufre la clasificación a las copas europeas y festejan como si fuera un título si es a la Champions. Pero lo que más decepciona a los hinchas es la repetitiva forma en que sucede: se comienza con esperanza y una racha de buenos resultados hasta que se enfrentan a un grande que lo derrota y empiezan a decaer. Cuando logra remontar, llega el final de la temporada, donde finaliza fuera del top 3. Una muestra de ello es cuando hablamos de los partidos contra los 5 grande (Manchester United, Liverpool, Manchester City, Chelsea y Tottenham), donde solamente ganó 12 de los últimos 60 partidos.

Mientras tanto en la Champions no ha conseguido pasar de cuartos de final y sufrió dolorosas derrotas frente a los mejores de Europa. Ejemplos como los del Barcelona en 2010 y 2016 teniendo a Messi como verdugo del equipo inglés, la sorpresiva eliminación frente a un desconocido Mónaco en 2015 y una humillante derrota global frente al Bayern Múnich por 10-2 en 2017. En 2018, por primera vez en 19 años, no lograría clasificarse al torneo, una imagen del momento por el cual está pasando la institución.

En la última temporada terminó en la quinta posición y la decepción del final de temporada fue la misma de siempre. A falta de 4 fechas del final se disputaba el tercer puesto para entrar a la Liga de Campeones. A un punto del Tottenham (68) y con los mismos del Chelsea (67), quien tenía un partido más. El equipo de Pochettino estaba centrado en la Champions y con la mente fuera de la liga mientras que los “Blues” estaban, al igual que el Arsenal, en la Europa League. Con diferencia que nuestro protagonista no jugaba con todos sus titulares el torneo continental. El tercer puesto terminó siendo para el Chelsea, con 72 puntos seguido de los Spurs con 71 y el Arsenal con 70, quien consiguió una victoria en los últimos 5 partidos.

Pero eso no iba a ser todo. Tendría una nueva oportunidad para no solo conseguir un título internacional sino para lograr disputar la Champions de la siguiente temporada, la Europa League. Lograría llegar a la final contundentemente y como rival tenía ni más ni menos que el Chelsea. Muchas ilusiones en los fanáticos que volvían a vivir una final internacional después de 13 años. Pero la esperanza seria destrozada con un vergonzoso 4-1, con un show del nuevo jugador del Real Madrid, Eden Hazard.

Tras la derrota los fans atacaron en las redes al dueño, Stan Kroenke. Parece que el millonario magnate utiliza el dinero a su manera y con otros propósitos, ya que también tiene en su poder a otras 4 franquicias deportivas. Los fanáticos ya hablaron y en internet dejaron su mensaje claro con un solo “Hashtag”, #KroenkeOut.

Agustín Maipach 2°A TM