¿Por qué la gente ya no ve televisión?

La Tv era  un caja mágica. Se trataba del mayor factor de entretenimiento de la familia tipo. Todos se reunían en el comedor o sillón para ver su programas o series favoritas. También para informarse con los noticieros sobre todo lo que acontecía en el país y en el mundo. Pero las cosas están cambiando. Hoy dejó de ser lo que fue porque en el transcurso de los últimos 5 años pasó completamente a un segundo plano, ¿Pero cuáles fueron los factores que llevaron a la televisión a no seguir generando interés en el público? En esta nota intentaremos justificar lo que ha sido inevitable, explicando algunas de las causas del cambio:

Redes sociales

En la ultima década Facebook, Twitter, Instagram fueron las redes sociales mas utilizadas. La gente ahí ve publicaciones de todo tipo. Fotos, memes, comentarios de un tema o incluso información. Todo se consigue con una computadora o el celular (siempre al alcance de la mano). A toda hora y al instante. Ya no hay que esperar a una hora y ver canal determinado para mirar un programa que ofrezca lo necesario.                                                                            El uso de las redes sociales promedia aproximadamente entre tres y cinco horas de uso al día. Se trata de la mayor fuente de distracción e información para las personas.

You Tube

Esta plataforma permite el acceso todo tipo de vídeos. Aplastó completamente a la televisión. La opaco porque muy fácilmente se puede elegir el contenido que se quiere ver y cuando. Este último punto es central. Contrasta con la televisión. El televidente es preso de las grillas televisivas que imponen lo que se debe ver. En otros tiempos al no tener alternativas, el público terminaba aceptando y viendo lo que no gustaba. Millones de usuarios del mundo ven vídeos en esta plataforma ganándole por goleada a las personas que se mantienen fieles a la TV

Plataformas de streaming

El factor central y mas emblemático para explicar los bajos ratings de televisivos. No sólo se destaca el poder elegir que ver, sino también poder disfrutar un programa cuando quieras y las veces que quieras . La gente ya no es rehén. Puede pausar lo que ve y levantarse para ir al baño. Dejó de ser necesario soportar los cortes publicitarios a tener que respetar un horario. Nacieron los llamados maratones donde se puede estar hasta diez horas mirando tres temporadas de una serie. La espera ya no es eterna. No es necesario esperar hasta e otro día para poder ver el siguiente episodio.

Bajón en el nivel televisivo

Normalmente se asocia el desinterés en ver televisión con la Internet pero no es el único motivo. En los últimos años la gente acusa la falta de interés por la tele por los escasos productos de calidad. En otras épocas las novelas o programas de entretenimiento más vistos median cerca de treinta puntos de rating, Hoy en día se considerara un éxito llegar a quince puntos. Un claro ejemplo en este sentido podría ser Showmatch. Pese a seguir siendo uno de los programas más exitosos, viene bajando su rating año tras año. Los televidentes señalan que el contenido ya es gris y repetitivo. Esto es un punto común para justificar la disminución de espectadores. La falta de calidad y originalidad en los programas, hace que el público prefiera buscar cualquier cosa por Internet y no atarse a ver en la tele un material que pierde frescura y diversión año tras año.

Falta de tiempo

Como señalamos, hoy todo se obtiene con una rapidez enorme. La sociedad vive en un marco de ansiedad permanente y con una gran cantidad de actividades y preocupaciones. Acostumbrase a los tiempos de la tele puede resultar complejo. Tener que esperar una horario para informarse o entretenerse no se negocia. Al fin y al cabo si no obtiene inmediatez, el televidente huye hacia otro dispositivo.

 

La televisión ya no se ve tanta como antes. Con el correr de los años este problema conllevará disminución de espectadores. De todas formas se especula que la Tv nunca desaparecerá por que siempre existirá quienes accedan a ella. De todos modos parece que la Tv está en peligro de extinción con la incertidumbre de dilucidar si podrá sobrevivir a futuro.