Más allá del tiempo: los 90 años de Ana Frank

El diario de Ana Frank

Nació un 12 de junio de 1929 en Fráncfort del Meno, Alemania y este año habría cumplido 90 años. Se trata de la niña que gracias a su diario se hizo mundialmente conocida, ya que la gran mayoría conoce el testimonio de vida que llevó junto a su familia cuando se ocultaban de los nazis en Amsterdam durante la Segunda Guerra Mundial.

Ana Frank tenía 13 años cuando se desarrollaba este enfrentamiento bélico y en 1934 se vio obligada a huir con su familia a los Países Bajos por el régimen nazi. En 1942, debido a la invasión alemana su hermana, Margot fue llamada a un campo de concentración y decidieron esconderse. Ese mismo año Ana recibió su diario y comenzó a escribir su día a día en “La casa de atrás”, con la intención de que su historia alguna vez fuera contada y publicada.

En 1944, la policía entró en “La casa de atrás” y arrestó a toda la familia para llevársela a Auschwitz, un campo de concentración y exterminio situado en el sur de Polonia. Ana murió a la edad de 15 años en noviembre de 1944 a causa de tifus, en Bergen-Belsen, Alemania.

El único sobreviviente fue su padre Otto, quien logró recuperar las palabras de su hija gracias a Miep Gies y Bep Voskuijil, quienes lo habían ayudado a esconderse en Amsterdam. Ellos mismos lograron ocultar y guardar el diario de Ana de la persecución antisemita promovida por el régimen nazi.

Otto logró que el libro fuera publicado por primera vez en 1947, en una tirada de 3 mil ejemplares, bajo el título de  La casa de atrás, donde en sus memorias, Ana cuenta sobre sus experiencias en el escondite, las cosas cotidianas y el miedo de lo que podría venir. Pero también habla de la esperanza, los sentimientos de amor y de las vivencias de una adolescente.

Ana Frank junto a su familia

El diario fue traducido a 70 idiomas y millones de copias han sido vendidas en todas partes del mundo. El diario de la víctima más conocida del Holocausto tiene ya más de 60 años. Su nacimiento será recordado por todas partes con homenajes que actualizan el valor del respecto a la dignidad del ser humano.

El mundo la recuerda: en Holanda, en la casa donde vivió Ana Frank en Amsterdam, antes de esconderse con su familia, dos de sus compañeros de clase en el Lyceum judío, Albert Gomes de Mesquita y Jacqueline van Maarsen, compartieron sus recuerdos del cumpleaños número 13 de Ana, que ocurrió tres semanas antes de la huida, y conversaron con miembros de la Red de Jóvenes de Ana Frank.

En Alemaniaunos 40.000 estudiantes en 250 escuelas recordaron la figura de la niña judía con el lema «Ana Frank 90» con proyectos propios que incluyenron debates, lecturas, investigaciones y obras de teatro. En Berlín, la muestra «Todo sobre Ana», en el Centro Ana Frank de esa ciudad, se visitó gratis durante todo el día.

En los Estados Unidos, entre otras actividades, se hicieron actos para recordar el Holocausto en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Se plantó un árbol para conmemorar a los 6 millones de judíos que murieron en el Holocausto, y junto a él una placa conmemorativa que dice: «Este árbol es un tributo vigente al legado de Ana Frank y un recordatorio de la necesidad de educar contra el odio y el racismo».

También se entregaran los premios Spirit of Anne Frank Awards, en honor a varias personas e instituciones destacadas por su labor humanitaria.

En Inglaterra, se disputó en el Parlamento una disertación del secretario de Interior Sajid Javid, junto a otros parlamentarios, autoridades de educación y algunos de los jóvenes embajadores de Ana Frank. El Centro Ana Frank del Reino Unido organizó una cena de gala para recaudar fondos en la que la sobreviviente del Holocausto, Eva Schloss, fue invitada de honor.

En la Argentina se inauguró la primera sala teatral con el nombre de la niña alemana y se otorgó por primera vez una distinción a personalidades cuya vida u obra honran el «legado» de aquella joven. Se les otorgo el  reconocimiento a Estela de Carlotto, Sara Rus y Mauricio Szulman. Durante el acto central, en el que participaron invitados especiales, se visitó el nuevo espacio construido en el edificio contiguo al Centro Ana Frank, en el barrio de Coghlan. El proyecto artístico incluye la realización de exposiciones y del primer festival de teatro para reflexionar sobre la violencia, la discriminación, los derechos de los niños y de los adolescentes.

Ademas, la Fundación Ana Frank permitió que desde cualquier parte del mundo pueda visitarse la vivienda de Merwedeplein 37-2, en Amsterdam, donde vivió con su familia antes de esconderse. Los ambientes de la casa que Ana Frank y su familia ocupoó durante 25 meses tras ocultarse de los nazis podrá ser recorrida por primera vez a través del programa Street View. El hogar trabaja desde 2005 con la disposición de la Fundación Holandesa de Literatura para alojar a escritores extranjeros que no pueden trabajar libremente en sus respectivos países.