Gitanos en Argentina: una comunidad mirada de reojo por su extraña cultura

Nuestro país es el segundo con más cantidad de romaníes en América Latina pero sin embargo siguen siendo discriminados

Llegaron a nuestro país a fines del Siglo XIX y principios del XX. También, a comienzos de la década del 90′. La gran mayoría son de los grupos formados en territorios españoles pero un gran número proviene de Serbia. Hoy son alrededor de 300.000 habitantes en suelo argentino siendo el barrio San Nicolás en Córdoba -a solamente 4 km de Villa Carlos Paz-, el más reconocido. Siempre fueron una comunidad que fue mirada de reojo, por sus formas de vestir y asentarse para vivir, trabajos, rasgos y lazos familiares.

Lo más importante para un gitano es su cultura, la cual es sagrada y no puede ser manchada por nada ni nadie. Viven en casonas muy grandes con ciertos lujos, y las habitaciones son en su mayoría grandes rodeadas de un patio o galpones, simulando aquellas carpas donde pasaban su vida. Se dedican especialmente a la compra y venta de autos, tradición que nace a partir de que en la antigüedad comercializaban caballos de pueblo en pueblo, siguiendo una línea en el mercado del transporte. Ostentan muchas joyas porque ahorran en oro, ya que como los perseguían era la única manera de poder conservar su fortuna. Y lo más chocante, para nosotros: se casan entre hermanos y/o primos en la adolescencia. Esto, a raíz de que buscan retener la identidad y que no se mezclen con los criollos.

Entre hombres y mujeres hay grandes diferencias, como también similitudes. A la hora de vestirse, lo hacen comunmente por el hecho de ser discriminadas por las polleras y en ocasiones donde hay agua, deben vestirse ambos sexos con ropa. Antes de casarse, las mujeres no pueden tener contacto con ningún hombre que no sea su padre, hermano o tío y deben llegar vírgenes al matrimonio, siendo esto un ritual sagrado en la comunidad. Para casarse, el Consejo debe aceptar el pedido de una de las familias y luego desembolsar una suma de dinero a la otra.  

Sin dudas, una extraña comunidad pero realmente interesante de conocer, donde tanta persecución a lo largo de la historia dio lugar a una idiosincrasia pura y fuertemente reconocida de un pueblo que tiene una bandera e himno propio, y más de 10.000.000 de habitantes por todo el mundo.

(Foto: Familia posando con la bandera de la comunidad mundial).

Ramiro Boz

@ramiroboz