Roger Federer y el Roland Garros, una leyenda que patina sobre el polvo de ladrillo

El mejor tenista de todos los tiempos no se siente favorito en París, más allá de que la superficie no es tan lenta como años atrás

Roger Federer afirmó que no es el tenista favorito para ganar Roland Garros.

El primer grande sobre el polvo de ladrillo en el que participó Federer tenía 17 años, y fue en Francia 1999. De los 128 jugadores que estuvieron en dicho torneo el suizo es el único que sigue jugando en esa categoría durante la gira. Su último encuentro en la competencia fue en 2015, donde obtuvo una derrota en cuartos de final ante Stanislas Wawrinka. En 2016 no pudo jugar por problemas en las rodillas y la espalda. No actuó en 2017 ni el 2018, para enfocarse en otras competencias. Su único titulo obtenido de la competición fue en 2009, ante el sueco Robin Söderling.

Roger, el tercero en el ranking mundial, es uno de los pocos tenistas en conquistar los cuatro Grand Slam. Este año ha ganado títulos en Dubái, Miami y llegó a la final en Indian Wells y California. Su debut en Roland Garros fue magnifico ya que le ganó al italiano Lorenzo Sonego en tres sets. Todo apunta a que el suizo, por su trayectoria, sea un favorito para llevarse dicho torneo, pero solo se siente candidato para Wimbledon: «Es bueno ser un outsider. Así es como me siento, de todos modos. En Wimbledon, seguro, probablemente sea uno de los favoritos”, afirmó.

También agregó: «Realmente no sé qué tan lejos puedo llegar a este evento, y estoy muy feliz con mi primera ronda. Fue una muy buena actuación, pensé, por mi parte, por no haber jugado aquí durante tanto tiempo como lo hice».

FIRMA: LUCAS FERREYRA

EDITOR: JOAQUIN GALOCHA