Se agrava la situación de los clubes barriales

Miles de clubes de barrio en toda la Argentina sufren problemas económicos que devienen en deterioro  de su rol social. La situación crítica del país pegó fuerte en estos lugares que promueven la inclusión y el desarrollo social de grandes y chicos. Los clubes exigen que la Ley 27.098 de «Régimen y promoción de los clubes de barrio y de pueblo», sancionada en 2014, sea reglamentada y se implemente de inmediato.

Estas entidades deportivas albergan diariamente a niños y jóvenes que practican deporte, se alimentan y entablan relaciones con amigos, compañeros y vecinos. Pero la realidad económica multiplicó las facturas de luz, gas y agua. Además, estos clubes, sufren cada vez más las bajas de chicos que tienen que dejar de asistir por no poder pagar la cuota o, en el peor de los casos, no tener dinero para poder acercarse hasta las instituciones.

La Ley 27.098 fomenta promoción, fortalecimiento y desarrollo de los clubes de barrio y de pueblo mediante la asistencia y colaboración, con el fin de consolidar su rol comunitario y social. Dicha ley fue sancionada en 2014 pero aún espera ser reglamentada y puesta en marcha.

Los clubes piden a gritos que se reglamente la Ley de «Régimen y promoción de los clubes de barrio y de pueblo» y, mientras tanto, reciben impuestos elevados que son impagables y los deja, en muchos casos, al borde de su desaparición.  ¿Qué soluciones buscan las entidades para poder subsistir?. Desde adelantar turnos para evitar el consumo de luz durante la noche, aumento de la cuota social, rifas y sorteos para atraer alivios económicos, hasta el alquiler de sus instalaciones a terceros.

Si la reglamentación de la ley se pusiera en marcha los clubes dejarían de cerrar sus puertas, ceder actividades, adelantar turnos de entrenamientos y, sobre todo, ofrecerían servicio de comedor para los niños y jóvenes que asisten a diario. A fin de cuentas, cumplirían a la perfección el rol social que los caracteriza.

 

Cristaldo, Nahuel. 2ª TM