Argentinos que hicieron historia

Sus hazañas serán por siempre recordadas por los hinchas

Argentina es uno de los países más futboleros del mundo. Los hinchas, dueños de una pasión sin igual, dejan literalmente todo por ir a ver a su club o a la selección. Muchas veces esto tiene que ver con cómo se sienten representados dentro de la cancha. En este sentido, a lo largo de los años han habido futbolistas que supieron despertar este tipo de sentimientos no sólo en Argentina, sino también por distintos lugares del mundo. Futbolistas cuya técnica, gambeta y entrega, marcaron un antes y un después en la historia de los clubes por los que pasaron.

Javier Pinola, Nüremberg.

Un caso poco común por la poca cantidad de argentinos que pasaron por la Bundesliga. “Pino” es ídolo absoluto en el club bávaro, producto de sus más de 400 partidos defendiendo la camiseta. A lo largo de 10 años, fue figura del equipo en el lateral izquierdo, producto de su buena pegada y capacidad técnica. Fue campeón en 2007 de la Copa Alemana, cortando una sequía de 39 años sin títulos para el club. También le tocó descender dos veces y, pese a tener ofertas de otros clubes, permaneció allí para devolverlo a la máxima categoría. Una de las tribunas del Grundig Stadium lleva su nombre, algo que pocos argentinos han logrado en el extranjero.

Mario Alberto Kempes, Valencia C.F.

Llegó al club a mediados de 1976, proveniente de Rosario Central. Mediocampista ofensivo o extremo zurdo de gran técnica y con una gran capacidad goleadora. Obtuvo dos veces el Trofeo Pichichi en sus primeras temporadas en el club, a los que acompañó con 3 títulos: una Copa del Rey en 1979 (con 2 goles suyos), una Recopa y una Supercopa europeas. Sus actuaciones son recordadas con mucho cariño por los simpatizantes que lo consideran el mejor jugador que haya pasado por el Valencia.

Sergio Agüero, Manchester City. 

Su potencia y habilidad, sumado a su olfato goleador, lo llevaron a debutar en Independiente a la temprana edad de 15 años. Previo paso por el Atlético Madrid, el “Kun” llegó a Manchester para mostrar su mejor versión. El 13 de Mayo de 2012 convirtió un gol en tiempo de descuento que quedará grabado por siempre en las retinas de los fanáticos, porque valió el primer título tras 44 años.  Al día de hoy se convirtió en el máximo goleador histórico del club, superando los 177 goles de Eric Brook, y es uno de los máximos referentes gracias a sus 9 títulos.

Gabriel Batistuta, Fiorentina.

Florencia albergó durante casi una década a uno de los delanteros más letales de su época. Rematador neto surgido en Newell`s, lanzaba cañonazos que estremecían las redes de los arcos rivales. En la Fiorentina, Gabriel Omar Batistuta dejó su marca como el segundo máximo goleador de la historia con 207 goles en 332 partidos, uno menos que el sueco Kurt Hamrin. Además, logró otros tres títulos en el club: una Serie B en 1994, una Copa Italia y una Supercopa de Italia en 1996. Tal es el cariño que la ciudad le tiene, que le entregó varios reconocimientos a lo largo de los años, como el de ciudadano honorífico en 2016.

Javier Zanetti, Inter de Milán.

El Pupi es dueño de una cantidad innumerable de récords, producto de su extensa carrera: mayor cantidad de presencias en el Inter de Milán (856), segundo en la Serie A detrás de Paolo Maldini, 14 títulos y 18 años jugando para el mismo club. Portó la cinta de capitán del Neroazurro desde 1999 hasta su retiro en 2014. Destacó más por su gran despliegue físico y potencia, y por su capacidad a la hora de marcar y pasar al ataque en el lateral derecho. Un futbolista que se ganó a los hinchas desde la entrega y la garra con la que defendía los colores.

Fernando Redondo, Real Madrid.

Fue uno de los mejores mediocampistas que alguna vez pisó el césped del Santiago Bernabéu. Un jugador con mucha clase, capaz tanto de recuperar como de pasar al ataque. Marcó un antes y un después en la forma de entender su posición en el conjunto Merengue. Jorge Valdano, Director Técnico del Madrid en 1994, pidió expresamente su fichaje debido a sus grandes actuaciones en el Tenerife. En la capital española, “El Príncipe” ganó 6 títulos, entre los que destacan 2 Champions League y una Intercontinental.

Delio Onnis, Mónaco.

Italiano nacionalizado argentino, el “Tano” fue uno de los más temibles goleadores en Francia en la década de los 70 y principio de los 80. No era un jugador que se destacara por su técnica o por su habilidad con el balón. Simplemente hacía goles. Hasta el día de hoy, ostenta el récord de más goles convertidos en la Ligue 1 francesa, con 299 en 499 partidos jugados. En Mónaco se vio su mejor versión, obteniendo 2 títulos y fue máximo goleador de la liga en otras dos ocasiones. Es el cuarto máximo goleador argentino de todos los tiempos detrás de Messi, Bianchi y Di Stéfano.

Alfredo Di Stéfano, Real Madrid.

La Saeta Rubia es sin dudas uno de los mejores delanteros de todos los tiempos. Durante 11 temporadas vistió de Merengue y formó parte del temible equipo que conquistó 5 Copas de Europa de forma consecutiva. Anotó 308 goles en 396 partidos oficiales, además de poseer 2 Balones de Oro y un Súper Balón de Oro (único futbolista en recibir tal distinción). Fue nombrado Presidente Honorífico del conjunto blanco y el estadio del Real Madrid Castilla (equipo filial del Real Madrid) lleva su nombre. Falleció el 7 de Julio de 2014, a la edad de 88 años.

Diego Maradona, S.S.C. Nápoli.

En su presentación, cerca de 80.000 personas acudieron al estadio para dar la bienvenida al jugador que cambiaría la historia de aquel modesto club italiano. Pelusa se puso el equipo al hombro y, gracias a su zurda mágica, conquistó el primer Scudetto del club en 1987. A este, lo siguieron otros 5 títulos siendo el más importante la Copa de la UEFA de 1989; además de ser el segundo máximo goleador histórico (115). Su llegada al Nápoles significó una ruptura de la hegemonía de los clubes del Norte (Juventus, Milan e Inter), contra los cuáles el Sur mantiene una rivalidad histórica. Ningún otro jugador podrá volver a utilizar el dorsal 10 ya que fue retirada cuando Diego abandonó el club en 1991.

Lionel Messi, F.C. Barcelona.

Pocos adjetivos quedan para calificar las cosas que hace “La Pulga” en el césped del Camp Nou. El rosarino llegó a Barcelona a los 13 años, realizó las divisiones inferiores en La Masía, para debutar oficialmente con el club el 16 de Octubre de 2004. Desde entonces no paró de enamorar a los Culés con su velocidad, gambeta, técnica prodigiosa y su enorme capacidad goleadora. Con los colores blaugranas, trituró cuanto récord se cruzó en su camino y estableció al club entre los más poderosos del mundo. Ya en la etapa final de su carrera, Leo sigue deslumbrando a propios y extraños con su calidad excelsa, y resulta difícil imaginar que alguien pueda igualar, o si quiera acercarse, a lo hecho por el astro argentino en club que le dio todo.

 

Matias Dominguez, 2°A Turno Mañana.