Tarde cultural

En la localidad de San Miguel, de la Provincia de Buenos Aires, un grupo de personas se reúne cada domingo en la Plaza de las Carretas para pasar el rato en familia acompañados por el baile y la música del folclore.

Eduardo Cursio, presidente de la organización, dialogó con Pirámide Invertida. En la tanda de preguntas, dio detalles de cómo surgió esta movida y contó: “Nació a través de la necesidad de atraer público. Cuando esto nace, San Miguel terminaba en la calle Sargento Cabral. Hasta ahí la gente llegaba paseando y pegaba la vuelta. Acá no llegaba nadie y tuvimos la idea de poner una feria. La feria se fundó con espectáculo”. Así mismo, él narró sobre como arrancó su participación en la misma y dijo: “Cuando yo llegué acá, hacía ya dos años que la feria estaba. Se hacían grupos esporádicos como el que integré que se llamaba Los Manrique, con el Duende Garnica, autor del Olvidado, entre otros”. Es muy peculiar la manera en la que Cursio incursiono en el evento y explicó: “Terminé acá porque me quedé sin trabajo y quería abrir una tienda de artesano, hacía cerámicas en ese tiempo”.

Una parte importante para que se pueda concretar este evento es que la municipalidad apoye o por lo menos tome nota de la idea que convoca y atrae a la gente. “Esto es extra municipal y aun así con la municipalidad hay una muy buena relación. Hay gente muy buena onda que nos da una mano; ellos nos ponen seguridad y nos aportan los baños químicos. También nos dan equipos por si alguno se nos rompe”, aclaró. Y agregó: “La organización es pura y exclusivamente nuestra. Esto se fomenta con lo que se recauda en cada feria. Con ésa plata se le paga al sonidista, se compran lo que se necesite, se le paga a la seguridad a la noche”.

La feria ha tomado tanto reconocimiento que la atención fue captada por un gran número de gente de distintas edades. Desde los más jóvenes hasta ancianos son los tipos de personas que se acercan para pasar un buen rato en familia. Eduardo aseguró: “La naturalidad del evento es la familia, que se compone de generaciones. Todo el ramillete de edades está en la Plaza de las Carretas”.

Ahora bien, para aquellos que les interesa presenciar un espectáculo único y cultural en todo sentido, el presidente lanzó: “Simplemente la gente puede venir, acercarse a nosotros, nos piden una fecha, porque tenemos una agenda para organizar y que no se junten demasiados en una sola fecha. Lo que no ponemos es un condicionamiento. Si alguien quiere demostrar lo que puede o quiere hacer, viene; sean de la localidad que sean, o de la rama política que sean, no importa. Sí hay un evento importante además ponemos un horario”.

Para finalizar, dejó un mensaje para los que tengan en mente buscar una actividad distinta a lo que puede ser habitual. “Nosotros estamos los domingos desde las 17 horas hasta las 21”, concluyó