Black Friday: la fiebre por los híper descuentos

Este viernes 23, los locales rebalsaron de gente, que estuvo en búsqueda de aprovechar los muy bajos costos que el “Viernes Negro” ofrece en productos de todos los tipos

Desde de zapatillas hasta automóviles: el Black Friday, tradición comercial impulsada por las grandes empresas capitalistas de los Estados Unidos, ya es una costumbre asentada en la Argentina. El evento ha causado un maremoto de gente en los negocios, quienes ahorraron durante bastante tiempo para poder beneficiarse con las súper rebajas que se presentaron en este día.

Televisores, celulares, muebles, aires acondicionados, electrodomésticos y hasta viajes: las personas aprovecharon los mega descuentos del “Viernes Negro” para hacerse de diferentes bienes y servicios, según sus necesidades. Se pudieron observar productos que sufrieron una disminución notoria en sus costos que, en algunos casos, llegaron a un 70%.

Fueron varios los que asistieron a los locales comerciales con el fin de renovar el living o la cocina. Otros se empeñaron en renovar sus guardarropas para el verano y algunos aprovecharon el Black Friday para planear sus vacaciones. Esto se debe a que tanto las empresas de transporte aéreo como las de micros, a corta y larga distancia, ofrecieron precios insólitos para sus viajes; como así también lo hicieron los hoteles y departamentos de los distintos puntos turísticos del país.

Sin dudas que este día es una fecha especial para todos los negocios, no solo para los de Argentina, sino para los de todo el mundo; el “Viernes Negro” es un acontecimiento ya globalizado, siendo los Estados Unidos el epicentro. Pero… ¿Cuál es el origen de este fenómeno comercial y por qué tiene ese nombre? Para explicarlo existen dos teorías totalmente distintas, una de ellas ocurrida en un momento histórico de los Estados Unidos.

La hipótesis del origen, que está más aceptada en la actualidad, es por el viernes siguiente al Día de Acción de Gracias, fecha festiva celebrada por los estadounidenses en el último jueves de noviembre. Ese día es un feriado puente, que da comienzo a las ventas de invierno y de fin de año en aquel país. Debido a esto, es que los locales y los comercios logran superar los números rojos, que representan las pérdidas, para transformarlos en números negros, que simbolizan ganancias. Es por eso que a esa jornada especial se la denomina como “Black Friday”.

La otra versión trata sobre un hecho ocurrido el viernes 24 de septiembre de 1869, cuando un puñado de especuladores y corredores de bolsa provocó que el valor del oro del país norteamericano cayera drásticamente, lo que produjo una crisis económica que perduró por varios meses. A ese día se lo bautizó como “Black Friday”.

Con el motivo de obtener información acerca de cómo iban las ventas, durante esta jornada tan especial para los comercios, este medio entrevistó a Mariano Álvarez, de 28 años, trabajador del local de electrodomésticos Garbarino de la calle Leandro N. Alem 299, Monte Grande.

¿Qué productos están en oferta durante este Black Friday?

Casi todo: tenés celulares, televisores, computadoras, heladeras, aires acondicionados, lavarropas y un montón de cosas más. La verdad que está buenísimo para la gente que hace rato que quiere comprarse un aire o quiere cambiar la heladera. También mucha gente aprovecha y se compran un televisor. Los televisores “vuelan”, literalmente.

¿Cuáles son las cosas que más se venden?

Como te digo, lo que más se vende son los televisores. Nosotros, más o menos a las 17 ya nos habíamos quedado sin televisores Samsung de 50 pulgadas. Se los habían comprado todos. Tuvimos que poner en oferta a los de 55, que no lo estaban. Fue una locura.

¿Recibieron un mayor caudal de clientes que en otras ocasiones durante este viernes?

Y sí, obvio. El local, en estos días, es un mundo de gente todo el tiempo. No paran de entrar personas. Es que es como te digo: hay mucha gente que espera estos días para comprar, más por cómo está el país ahora, que no podés andar gastando mucho.

Matías Morici