Nazareno Sasia, la gran promesa que empieza a ser realidad

Con su oro en lanzamiento de bala fue uno de los atletas más destacados de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Sasia obtuvo la medalla de oro en Buenos Aires 2018

Nazareno Sasia se convirtió en el atleta argentino más destacado de los Juegos Olímpicos de la Juventud. No sólo por haber demostrado su gran talento en lanzamiento de bala al obtener la medalla dorada con una marca de 21.25 metros en la segunda etapa, sino que también por haber mantenido una mentalidad fuerte ante las grandes expectativas que se pusieron sobre él, en la previa a la competencia.

El entrerriano de 17 años superó las presiones y logró una marca que ilusiona a todos los seguidores del deporte nacional. De esta manera, el joven entró en los libros del deporte argentino, logrando la segunda medalla dorada del atletismo en la historia del certamen, luego de lo logrado por Brian Toledo en los Juegos de Singapur 2010 en la disciplina de lanzamiento de jabalina.

Pero no es sorpresa que el nacido en la localidad de Cerrito sea uno de los mejores en su disciplina, ya que en su preparación previa a los Juegos de la Juventud, participó en un torneo que se llevó a cabo en Temuco, Chile, el 22 de septiembre de este año. El joven compitió en la categoría U20, en la cual registró 18.72 metros en la prueba de bala, logrando un nuevo récord nacional con el implemento de 6 kg, (el mismo poseía la marca anterior con 18.48 metros desde agosto en Concepción del Uruguay). En segundo puesto quedó el local Matías Navarrete con una marca de 15.07. Sasia es el actual líder mundial en la categoría U18 con su marca de 21.40 (récord sudamericano con el implemento de 5kg).

Fue en 2014 cuando Nazareno comenzó a practicar lanzamiento de bala. El chico de por entonces 13 años recibió una invitación de su entrenador de básquet para probar distintos tipos de lanzamiento. Un paso no muy cómodo por la jabalina lo llevó a probar disco y bala, dos modalidades que aún practica y que le traen muy buenos resultados, aunque admite preferir la bala ya que el disco viaja a mayores distancias, factor que hace que tarde más en realizar la misma cantidad de lanzamientos y, por ende, lo cansa más.

En una charla con Pirámide Invertida, el mejor lanzador de jabalina argentino de la actualidad, Germán Lauro, contó que la posibilidad que tienen los jóvenes atletas argentinos de vivir los Juegos Olímpicos en su país natal los ayuda para dejar de lado en una temprana edad la presión de competir ante una gran cantidad de gente que los conoce y observa atentamente, algo que a él nunca le tocó vivir en su etapa como juvenil.

Pero esa no es la mayor dificultad. Lauro sostuvo que lo más difícil para los lanzadores de bala es la parte de pasar de competir en torneos juveniles a los mayores, momento en donde el peso de la bala aumenta y en muchos casos afecta de manera negativa a los atletas. Por eso sostiene que “Nazareno deberá estar fuerte psicológicamente para poder desarrollarse de la manera adecuada y no pasar a ser parte del montón. Hay que llevarlo lo más tranquilo posible, saber esperar sus tiempos”, dijo el experimentado lanzador, al preguntarle cómo tiene que llevar la presión, el joven entrerriano.

Igualmente, Lauro cataloga a Nazareno como “el mejor proyecto que tiene el atletismo argentino hoy por hoy, pensando de acá a los próximos 5 o 6 años”, y se ilusiona con que en el futuro se pueda convertir en el gran lanzador que todo el país espera que sea.

Sasia divide sus días en dos sesiones de entrenamiento: primero a la mañana en la Ciudad de Paraná, a la cuál viaja todos los días desde su ciudad Cerrito (aproximadamente 50KM), donde ensaya su técnica de lanzamiento, y luego, por la tarde después del colegio, lo hace en el gimnasio local, levantando pesas para lograr estar en su mejor forma.

Juan Ignacio de la Vega, Santiago Goicoechea. 2ª. T.M