FIN A LA ILUSIÓN DE GREMIO

En la noche del martes, en Porto Alegre, River Plate eliminó al vigente campeón de América por el partido de vuelta de la semifinales de la Copa Libertadores y consiguió un triunfo histórico de visitante (1-2) en Brasil.

Los dirigidos por Renato Portaluppi tenían la serie sentenciada con un global de 2-0, ya que con el gol de Michel de cabeza en el Monumental y de Leo Gómez, en el Arena do Gremio, con un disparo que se desviaría por la defensa millonaria y vencería a Armani le daría la clasificación a una nueva final de Libertadores.

Sin embargo, el fútbol nunca deja de sorprendernos y el partido se iba a dar vuelta en un abrir y cerrar de ojos sobre el final del encuentro. Everton tuvo en sus pies la definición de la serie, en ese mano a mano frente a Armani pero el portero respondería y se quedaría con la situación de gol. A partir de allí todo sería para River…

Borré se encontraba con un gol “de cabeza” y lo pongo entre comillas porque luego en una cámara brasileña de la cadena Sport TV quedaba en evidencia que el jugador tocaba la pelota con el brazo. A pesar de esto, el VAR no advirtió de esta situación al árbitro y River al minuto 81 comenzaba a ilusionarse con la clasificación.

Dos minutos más tarde Scocco se encuentra con un disparo que es desviado por el dedo gordo de la mano de Bressan y cuando los dirigidos por Marcelo Gallardo pedían el córner, el VAR iba a pedirle a Cunha que revisara la jugada y cobrara penal por la mano del central brasileño en el área. El partido se detuvo y durante 8 minutos de suspenso y dramatismo, el Pity Martínez ejecutaría el penal y sentenciaría la clasificación de River Plate a la final.

Finalizado el partido, Gremio explotó contra la Conmebol por la mala utilización del VAR en la jugada de Borré y por el incidente de Marcelo Gallardo – el DT se encontraba suspendido y, aún en esa situación, infringió el reglamento y se comunicó por Handy con sus ayudantes de campo durante el partido y además bajó en el entretiempo a motivar a sus jugadores- luego admitió su acto ante la prensa y esto hizo enfurecer a la Conmebol y a Gremio.

El conjunto brasileño pidió los puntos y el partido ganado (3-0) por el actuar del técnico de River. Esta petición fue rechazada por la Conmebol, aunque si advirtió que Gallardo recibirá una dura sanción por no respetar el reglamento. El lunes será definida la situación del entrenador del conjunto millonario. Con esto Gremio perdió toda esperanza de enfrentar a Boca Juniors en la final y de ilusionarse con ser bicampeón de América.

 

ROBERTINO IMBERTI