Salvaje agresión de un jugador de Mariano Moreno

El 22 de septiembre pasado durante el partido entre Mariano Moreno y Universitario de La Plata por la fecha 20 del torneo de Primera A de la URBA, Agustín Mitrione, primera línea de Mariano Moreno, atacó brutalmente a uno de sus rivales, Ariel Graieb, Al término de una situación de partido en la que el árbitro Gabriel Murut señaló una infracción, Mitrione volvió sobre sus pasos y le aplicó un brutal cabezazo a Graieb, tercera línea del equipo platense, que en ese momento estaba en el suelo peleando por la pelota contra otro jugador de Moreno. Automáticamente el pilar del Bibliotecario vio la tarjeta roja.  Si bien no se conoce la sanción se especula que Mitrione estará afuera de las canchas por mucho tiempo.

Desde Universitario confirmaron que Graieb está fuera de peligro, sin embargo en el momento de la feroz acción del forward de Mariano Moreno, el jugador agredido sufrió una contractura en la cervical y un fuerte mareo que lo obligó a ser reemplazado.

La sanción para el jugador de Mariano Moreno no ha salido a la luz, sin embargo, se estima que Mitrione se perderá los partidos restantes de la temporada como mínimo.

En el mundo del rugby existen antecedentes similares, pero el que más se relaciona con este evento es el de Cipriano Martínez debido a que el encargado de impartir justicia en el partido era el mismo árbitro que dirigió esta vez, Gabriel Murut.

El 2 de abril del 2016, en un partido de Intermedia entre Pucará y San Albano, Cipriano Martínez le propinó una patada inhumana en el rostro a Juan Masi, quien intentaba reincorporarse tras perder la estabilidad en una jugada de ruck.

La sanción para el jugador de Pucará fue de 1508 semanas, el equivalente a unos 29 años sin pisar las canchas. A su vez dentro del club de Burzaco se evaluó sancionarlo de por vida al pilar.  “No descartamos una sanción de por vida para el jugador, porque estas son situaciones que no pueden suceder en este deporte y nunca han pasado en este club”, informó en ese momento uno de los dirigentes de Pucará.

Pero esto no ocurre solamente en el rugby nacional, a mediados de marzo de este año, en el partido que jugaron España y Bélgica por la eliminatoria al Mundial de Japón 2019 , tras una jugada con decisión polémica, los jugadores españoles fueron a agredir directamente al árbitro rumano Vlad Iordachescu. Los cinco jugadores sancionados fueron Pierre Barthère, Mathieu Belie, Lucas Guillaume, Guillaume Rouet y Sébastien Rouet. La peor de las sanciones fue para los hermanos Rouet: 43 semanas para Sebastien mientras que Guillaume recibió una pena de 36 semanas.

Este violento antecedente estuvo en la mira por la World Rugby y se planteó volver a jugar este partido, sin embargo esto quedó en la nada y España en definitiva viajará a Japón.

Autor: Franco Díaz, segundo B, turno mañana