Ayuno intermitente, el modelo nutricional del momento

Esta forma de alimentación es muy popular entre atletas, y consiste en alternar períodos de ayuna y de ingesta

El ayuno intermitente o intermitteng fasting es un modelo nutricional que se basa en alternar entre momentos de ayuno y momentos de alimentación. Este plan alimenticio tiene muchos beneficios para nuestro organismo. Víctor, dietista de atletas en distintos gimnasios, respondió diversas preguntas sobre este método de alimentación.

– ¿Cómo se realiza un ayuno intermitente?

– Hay varios tipos de ayuno intermitente, aunque el más frecuente es el ayuno 16/8. Consiste en llevar a cabo dieciséis horas de ayuno y ocho de ingesta de alimentos, en las cuales el individuo deberá realizar todas las comidas del día, repitiéndolo constantemente.

– ¿Cuáles son sus principales beneficios?

– Se ha demostrado que este método es bueno para perder peso y se vincula a la mejoría de los niveles de azúcar en sangre, reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Y no solo eso, podría ayudar al cerebro a prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson mientras mejora el estado de ánimo y la memoria. También reduce los indicadores de inflamación, ayuda a prevenir el colesterol alto y a reducir los triglicéridos, ayuda a perder grasa corporal y aumenta la capacidad de autocontrol.

– ¿Quiénes obtendrán un mayor beneficio con este modelo?

– Obtendrán mayor resultado las personas que buscan un déficit calórico, con el objetivo de perder peso, aunque también lo realizan personas que buscan aumentar masa muscular. El ayuno intermitente es una buena estrategia ya que permite agrupar todo en una sola o en dos comidas, lo que hará que no exista la sensación de hambre. Lo que importa son la cantidad de calorías consumidas, y los macronutrientes, a lo largo del día. Repartirlas de distinta manera no nos modifica.

– ¿Quiénes tendrán más dificultades a la hora de adaptarse al ayuno? ¿Cómo pueden adaptarse más rápido?

– Para las personas que realizan muchas comidas diarias (más de 4) seguramente acostumbrarse a este método sea complicado. Para poder adaptarse lo ideal sería reducir de a poco las comidas, primero a tres, y una vez ya acostumbrados podremos bajar a dos.

– ¿Se puede entrenar en ayunas? ¿Esto puede afectar al entrenamiento?

– Se puede entrenar en ayunas sin ningún problema, lo ideal sería realizar cardio (salir a caminar o a correr), aunque también se puede realizar entrenamiento de fuerza (gimnasio). Generalmente la gente cree que debe comer antes de entrenar porque si no pueden sentirse mal durante el entrenamiento, pero en muchos casos es al revés, entrenar en ayunas puede hacer que se tenga más fuerza y energía, evitando mareos. Yo personalmente no recomiendo un entrenamiento de fuerza en ayuno, sería mejor luego de una comida, pero eso ya es un pensamiento mío.

– ¿Hay algún consejo que quieras dejarles a las personas que quieren llevarlo a cabo?

– Que recuerden que este plan alimenticio puede ser llevado a cabo por cualquier persona, sea cual fuere su objetivo, pero que deben antes consultarlo con un médico o un nutricionista porque realizarlo mal puede ser perjudicial para la salud. También que hay muchos mitos nutricionales que las personas deben sacarse de la mente, como que el desayuno es la comida más importante del día, o que comer seguido acelera el metabolismo, entre otros.

Leonel David