Actuación decepcionante de Argentina en el Mundial

La Selección Argentina de voley masculino se despidió del Mundial de Bulgaria-Italia 2018 frente a Francia por el grupo H. Este partido tuvo un gusto amargo por la derrota 3-1 (16- 25, 20-25, 25- 26 y 19-25) y por la despedida de Julio Velasco al mando del seleccionado argentino. Antes del Mundial Velasco, el entrenador argentino, se había puesto como objetivo meter al seleccionado nacional en el top 6 de la competencia. Sin embargo el resultado de este campeonato registró la peor posición en 40 años.

Desde 1978 que la Argentina no obtenía tan mal desempeño en un Mundial. Casualmente ese año también se jugó en Italia y el seleccionado argentino terminó en la posición 22 con 3 derrotas y sin ganar sets. Es considerado el peor Mundial en la historia del voley masculino. Este 15º puesto que obtuvo Argentina es la segunda peor participación en el certamen. De los seleccionados que pasaron a la segunda ronda, Finlandia terminó peor porque no sumó puntos.

Vale hacer un repaso sobre cómo se disputó este torneo y cómo fue el desempeño argentino.

Participaron 24 selecciones, divididas en 4 grupos, que se disputaron en las ciudades de Roma, Turín, Milán, Florencia, Bolonia, Bari, Sofía, Varna y Ruse. Los equipos empezaron distribuidos en 4 zonas de 6, donde 2 se jugaban en Italia y las otras 2 se disputaban en Bulgaria. Los mejores cuatro de cada grupo se clasificaron para la segunda ronda y es ahí donde los grupos se dividieron en 4.

Los primeros de cada zona y los mejores segundos de la segunda instancia avanzaron a la tercera ronda. Donde se volvieron a dividir en 2 grupos de 3. En el norte de Italia se definió al campeón.

Argentina integró el grupo A con Italia (anfitrion), Japón, Bélgica, Eslovenia y Republica Dominicana. En el grupo B estuvieron Brasil, Canadá, Francia, Egipto, China y Holanda. El grupo C lo integraron Estados Unidos, Rusia, Serbia, Australia, Túnez y Camerún. Y el grupo D fue conformado por Bulgaria (el otro anfitrion), Polonia (el último campeón), Irán, Cuba, Finlandia y Puerto Rico.

En el primer partido, los argentinos empezaron con el pie izquierdo ya que los belgas ganaron por 3-1. En el segundo encuentro Argentina le ganó por 3-0 a República Dominicana. En la tercera fecha la selección argentina no pudo contra los italianos que ganaron por 3-1. Por último venció a Eslovenia por 3-2. Con Japón no pudo y perdió por 3-2. En ambos partidos se llegó a los 5 sets.

Clasificado con a la segunda fase, el equipo argentino compuso el grupo H junto con Polonia, Serbia y Francia, que fue considerado el equipo más difícil. En el debut en esa segunda fase, el seleccionado nacional obtuvo un triunfo histórico frente al campeón del mundo Polonia por 3-2. Se impuso 16-25, 25-19, 25-23, 23-25 y 16-14, en más de dos horas, en la ciudad búlgara de Varna. Pero el el conjunto albiceleste quedó eliminado tras la derrota por 3-0 frente a Serbia por 25-18, 25-22 y 25-22. Luego también fueron derrotados por los franceses por 3-1 diciéndole adiós al campeonato.

En una de las semifinales se enfrentaron Brasil y Serbia. Los brasileños ganaron por 3-0. En la otra se midieron Estados Unidos y Polonia y los polacos fueron vencedores por 3-2. La final fue disputada por Brasil y Polonia. Los europeos fueron contundentes ganándoles la pulseada a la selección brasileña por 3-0. El tercer puesto lo obtuvo Estados Unidos tras superar a Serbia por 3-1.

Argentina finalizó un Mundial en el que el técnico dejó la Selección tras 4 años. Con Julio Velasco como entrenador consiguieron en el 2015 por segunda vez la medalla de oro en los Juegos Panamericanos tras derrotar a Brasil por 3-2. Además, Velasco recibió el premio al mejor entrenador de la Copa Mundial de Voleibol de 1989 y de 1995, del Campeonato Mundial de Vóleibol Masculino de 1990, de la Copa de Grandes Campeones de 1993 y del Mundial Top Four de 1994, así como la nominación por la FIVB a mejor entrenador del siglo XX. Por su trayectoria recibió el Premio Konex como Director Técnico en el año 2000. Y en el 2003 fue introducido en la Volleyball Hall of Fame.

Autora: Victoria Gómez Soria, segundo B, turno mañana.