Llega la hora de subirse al ring

El boxeo es el deporte que más satisfacciones olímpicas le dio al país. Tres representantes buscan extender el legado en Buenos Aires.

El domingo 14 de octubre será la gran jornada sobre el cuadrilátero para el equipo argentino. La apertura estará a cargo de Brian Arregui en la categoría wélter (69 kilos) desde las 13 en lo que serán las rondas preliminares (pre-clasificatorias a las semifinales). El dueño de casa chocará con Jakhongir Rakhmonov (Uzbekistán). La prueba, asimismo, cuenta con cinco inscriptos más. Ellos son: Nijat Hasanov (Azerbaiyán), Kaue Belini (Brasil), Yassine Elouarz (Marruecos) y Falaniko Tauta (Samoa Americana).

Luego, será el turno de Mirco Cuello, quien hará lo propio en peso gallo (56 kilos) en el segundo turno de las 18, momento en el que se enfrentará a Muhamet Qamili (Albania). En dicha categoría también se presentarán: Abdessamad Abbaz (Marruecos), Christon Amram (Nauru), Maksym Halinichev (Ucrania) y Abdumalik Khalokov (Uzbekistán).

El cierre de la participación albiceleste en esta instancia preliminar será al día siguiente y estará en los puños de Victoria Saputo en la categoría ligero (57 a 60 kilos) a partir de las 16. Su contrincante será Luca Anna Hamori (Hungría). Serán de la misma partida en los sucesivos cruces correspondientes al peso: Emma Lawson (Australia), Caroline Dubois (Inglaterra), Fatimo Ayomide Aramokola (Nigeria), Porntip Buapa (Tailandia) y Mawada Taghouti (Túnez).

El Pabellón Oceanía del Parque Olímpico espera así por los atletas que subirán al ring para competir en 11 categorías. Cada combate será a tres rondas de tres minutos cada una con un descanso de uno entre ellas. Cinco jueces, seleccionados aleatoriamente mediante un sistema electrónico, deberán determinar el/la boxeador/a ganador/a, a quien le otorgarán diez puntos, y nueve o menos (hasta siete) al oponente en cuestión. Cantidad de golpes de calidad en el área de destino, dominio del combate y competitividad serán los criterios utilizados para puntuar los asaltos.

Por Andrea Rojas 2do 2 “A”