Hansen, el talentoso danés que hace brillar al Paris Saint Germain


La del jugador de handball Mikkel Hansen y el Paris Saint-Germain es una historia de amor que data desde el 2012 hasta la actualidad. Este año el equipo parisino se consagró campeón de la Liga de Francia, Copa de Francia y Copa de la Liga de Francia.

Hansen es un jugador de 30 años nacido en Dinamarca, más precisamente en la ciudad de Elsinor, ubicada al frente de Helsingborg, una ciudad sueca y que cuenta con menos de 50.000 habitantes. Se desempeña como lateral izquierdo en el equipo francés.

Antes de llegar al conjunto de la capital francesa, comenzó jugando en las competiciones europeas con el GOG Svendorg durante los años 2005 y 2006 y donde disputó la Copa EHP, una especie de Europa League en handball. En dicho certamen, logró marcar cuatro goles.

En los dos años siguientes pudo jugar el campeonato más importante a nivel clubes del mundo: la Liga de Campeones de la EHF. En la edición 2006-2007 tuvo un buen rendimiento anotando 13 goles pero su nivel fue tan alto en la 2007-2008 que llegó a marcar 49 tantos. En esa misma temporada fue campeón de la Liga de Dinamarca con el club antes mencionado.

En 2008 fue fichado por el Barcelona de España tras su buen rendimiento en el club danés. Además, el equipo catalán fue víctima de 12 goles recibidos por Hansen cuando los enfrentó en la Liga de Campeones. No llegó solo, sino que fue acompañado por el sueco Magnus Jernemyr, con quien había sido compañero en el GOG Svendorg.

En su primera temporada en Cataluña consiguió la Copa del Rey y la Supercopa de España pero perdió en las semifinales de la Liga de Campeones habiendo marcado 45 goles.

En la 2009-2010 perdió la final de Europa, donde él anotó un solo gol de los 54 que había marcado en todo el torneo. Su nivel no fue el esperado y tuvo que volverse a su país de origen. El club que lo compró fue el AG Kopenhagen, de la capital danesa.

Tras ganar todo a nivel local nuevamente, Kopenhagen declaró estar en bancarrota y debió partir en búsqueda de nuevos horizontes. Por eso quiso sacarse la espina de no haber rendido más allá de sus tierras, y firmó con el Paris Saint-Germain en 2012 tras haber competido en los Juegos Olímpicos de Londres y además, haber sido elegido el mejor jugador del mundo en 2011.

Si bien tuvo muchas ofertas, priorizó la del Paris Handball porque contaba con un ambicioso proyecto, ya que luego de haberse salvado del descenso llegaron inversiones provenientes de Qatar, las mismas que tiene el fútbol del PSG o la que tuvo el Málaga, por citar algunos ejemplos.

“Construir algo nuevo aquí es excitante. Formar parte de ello, es único. Abrir camino, encontrar las buenas soluciones, construir algo en París… todo ello me reafirma en la idea de que venir aquí es realmente la buena decisión. Es un gran desafío, el más grande de mi carrera hasta ahora. Además, hay otro aspecto: adoro esta ciudad”, confesó en su presentación.

El objetivo de su nuevo club era pelearle los títulos nacionales a Montpellier y la Liga de Campeones. Algo similar a lo que ocurrió en el fútbol. Antes de la plata qatarí, el PSG no ganaba muchos títulos en Francia y mucho menos en el continente.

Su debut no fue el esperado. Necesitó un tiempo de adaptación. En el primer partido ante Rennes convirtió 5 goles de 10 tiros y recibió una exclusión. En el segundo encuentro solamente convirtió 2 tantos.

La categoría la demostró contra el Montpellier, en esos partidos donde aparecen los grandes jugadores. Fue triunfo contundente con 11 goles suyos para quedar puntero de la Liga.

Después de más de un lustro en París el saldo es más que positivo. Se coronó campeón en la Liga de Francia en cinco oportunidades, siendo las últimas cuatro en forma consecutiva. También ganó dos Copa de la Liga, dos Copa de Francia y tres Supercopa Francesa. Todavía no puedo alzar la Liga de Campeones. Parece ser una maldición para el PSG, tanto en fútbol como en Handball.

Con su selección obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro cuando le ganó la final a Francia. En 2011 y 2013 fue subcampeón del mundo tras perder con franceses y españoles respectivamente.

Fue considerado el mejor jugador del mundo en dos ocasiones y es uno de los mejores laterales izquierdos en la historia del deporte.

 

Gastón Adrián Rubio, Segundo b, turno mañana.