Verde esperanza

Legal, seguro y gratuito. Salvemos las dos vidas. Verde. Celeste.

La grieta, la tan mencionada y remarcada grieta colmó las calles que rodean el Congreso de la Nación Argentina. El 8 A era el día decisivo de una lucha que se viene gestando hace tiempo, no solo desde el 5 de marzo de este año, momento en el que por sexta vez era presentado el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y que por fin había logrado entrar en el congreso, sino desde que el movimiento feminista viene ganando las calles.

Con una media sanción en diputados y luego de dos meses de debates en plenario de comisiones, la ley por el aborto legal, seguro y gratuito llegó a la cámara alta para que los 72 senadores nacionales les concedan a las mujeres un derecho más. Ese miércoles, los pasillos del recinto eran tan fríos y grises como el clima hostil que abrazaba a las miles de personas conglomeradas en las calles.

La resolución de la jornada parecía cantada desde las primeras horas de la mañana en la que se inició la sesión pasada las 10.30 AM. Para ese entonces, los 38 votos de rechazo ya circulaban como número final. Afuera la lluvia, el viento y el frío no daba tregua, la plaza estuvo colmada por más de diecisiete horas que es lo que duró la sesión. Aguantando, alentando y ofuscándose con cada discurso emitido por los legisladores que eran seguidos atentamente por pantallas gigantes que cada sector tenía.

La sesión estaba llegando a su fin, el senador radical por Formosa, Luis Naisenoff, era el último orador. El último senador sororo se dirigió a los jóvenes: “Este es un primer paso. Más allá del resultado y de mayorías circunstanciales, nada está perdido. Porque es solo cuestión de tiempo, para que desde la política tengamos la valentía de entender que un Estado laico siempre es más potente que una creencia individual” y cerró “nunca será un retroceso, siempre será un avance.”

El reloj marcaba las 02.44 am del jueves. 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones. El recorrido de la ley había llegado a su fin. El “vamos todavía” de la presidenta de la cámara, Gabriela Michetti, se escuchó casi en simultáneo con los gritos de festejo que provenían de las calles del lado celeste, canticos como “borombombón, sí a la vida, aborto no” y la decepción del lado verde pero con la tranquilidad de que su pedido y sus masivas movilizaciones traspasaron cualquier frontera.

“No se esperaba este resultado pero me parece que también comienza a escribirse otra historia en nuestro país en donde la legalización del aborto si o si va a ser parte de la agenda política, periodística y legislativa. Sin lugar a dudas, esto es un gran logro de las mujeres”, declaró Marcela Ojeda, periodista y líder del movimiento Ni una menos. “Despenalizar no basta, no es suficiente si no va de la mano de políticas públicas para que las mujeres puedan acceder a estos dispositivos a interrumpir voluntaria y legalmente el embarazo, por eso se pide la legalización”, explicó.

El rechazo de la ley de aborto es una realidad, pero Ojeda destaca que tarde o temprano van a tener que escuchar el pedido de millones de mujeres y reflexiona sobre lo que viene: “me parece importante lo que va a suceder el año que viene, vamos a estar atravesados por una campaña electoral y se ha tomado nota y registro de los legisladores que le dieron la espalda a las mujeres y a las personas con capacidad de gestar y seguramente ahí habrá una sorpresa y en su plataforma y en las entrevistas y cuando quieran hablar públicamente, la legalización del aborto atravesara los discursos periodísticos y mediáticos”. Continuó, “Mientras tanto me parece que hay que seguir militando en el territorio, informando, conociendo y dejando en evidencia este frente anti derecho que ahora bajo de un partido político que quieren hacer tienen como principal objetivo cercenar los derechos de las mujeres y condenarnos a la clandestinidad e ilegalidad”.

Argentina vivió una jornada histórica, un debate que estaba atrasado por los tiempos que se viven. El mundo estuvo expectante y el apoyo a la “marea” verde llegó desde distintas partes del planeta. Hoy el aborto no es legal en Argentina, pero tarde o temprano el poder terminará escuchando el reclamo de millones de mujeres que exigen por sus derechos.

Una producción especial de: Ernesto Cropanise, Agostina Vardacas Aguilar, Sofia Cruz, Ludmila Nicala y Hernán Arreyes