Pablo Chacón: «No quiero ser más el último medallista, quiero que salgan nuevos ídolos»

Mano a mano con el ex campeón mundial de los superwèlter y último medallista olímpico argentino

Ya pasaron más de 12 años desde su última pelea como profesional, en la que Pablo “el Relámpago” Chacón superó por puntos en decisión unánime en el estadio Luna Park, a Julio Cesar Algañaraz. Luego de ese combate tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Le diagnosticaron desprendimiento de retina en ambos ojos, por lo que se vio obligado a abandonar la actividad boxística.

El médico le indicó que era riesgoso seguir boxeando por lo que no tuvo otra alternativa que colgar los guantes con apenas 31 años y en plena vigencia, ya que todavía estaba en carrera para volver a pelear por el título del mundo.

A más de una década de estos sucesos, el ex campeón mundial de los superwélter y último medallista olímpico argentino en la especialidad, le cuenta a Pirámide Invertida cuenta cómo ve al deporte en este momento y cuáles son sus sensaciones a 22 años de su medalla en Atlanta 1996 y de cara a los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

 

 

-¿Qué significa haber sido el último medallista olímpico que brindó el boxeo argentino?

Lo único positivo es que cada vez que llega un Juego Olímpico o hay eventos de ese estilo soy protagonista. Está bueno porque me mantiene vigente pero es muy malo para mi deporte porque lamentablemente soy el último. Yo quisiera que mi deporte haga podio en cada Juego y que seamos protagonistas, que salgan nuevos ídolos. La verdad es que eso me pone mal, por supuesto que me da mucho orgullo y me pone muy feliz cuando me convocan por haber sido el último, porque no solo competí sino que fui medallista, pero espero que la próxima se corte la mala racha. Por supuesto uno va a dejar de ser el protagonista pero el boxeo, mi deporte, lo necesita.

-¿Cuál creés que es el motivo por el cual Argentina en los últimos años no ha obtenido medallas en los Juegos Olímpicos?

Es difícil de analizar el motivo. En lo personal pienso que es falta de competencia internacional, falta de roce internacional. Pero sé que los juveniles que van a entrar ahora en los Juegos Olìmpicos de la Juventud y los entrenadores tienen mucho roce y creo que tienen un gran futuro. Puede ser que alguno de ellos corte la mala racha en el medallero. Falta inversión, faltan viajes. Recuerdo que en 2016 los boxeadores que fueron a los Juegos de Río de Janeiro hacía un año que no competían a nivel internacional, es muy difícil obtener buenos resultados cuando pasa eso.

-Y en términos generales, ¿cómo ves al boxeo argentino?

Está en un gran recambio y hay que esperar los nuevos ídolos. Hay un campeón mundial muy firme que es Brian Castaño.

-En Atlanta Compartiste el Bronce con Floyd Mayweather Jr, ¿qué recordás de ese momento?

En ese momento los dos éramos unos desconocidos. Ahí fue el comienzo de la carrera de cada uno, salimos del anonimato.

Estamos en la antesala de los Juegos Olímpicos de la juventud, ¿qué importancia tiene para vos  que se realice un evento de esta magnitud en nuestro país? ¿Cómo creés que va a repercutir en el deporte?

Es de gran importancia porque los juveniles que compiten en estos Juegos seguramente serán los que compitan en las próximas olimpiadas de mayores. Yo espero que sea de la mejor manera. Hay un chico mendocino que tiene chances de entrar que es Marcos García. Yo espero que tenga la posibilidad, ha crecido muchísimo.

Fuiste campeón mundial OMB y también ganaste un Olimpia de Plata, pero más allá de los títulos o premios, ¿qué te dejó el boxeo?

El boxeo me dio todo. Soy lo que soy gracias al boxeo. Me dio cultura y la posibilidad de mejorar económicamente, poder ayudar a mi familia y poder darles a mis hijos una mejor calidad de vida, un mejor futuro.

¿Qué consejo le darías a los chicos/as que quieran incursionar en el mundo del boxeo?

Mucha dedicación, constancia y disfrútenlo.

 

Por Juan Botta; Juan Jarupkin y Micaela Almada