La Selección Argentina va en ascenso

Luego de un largo recorrido en el seleccionado mayor, una generación de futbolistas le dio paso a otra con un pasado en común: las categorías menores.

La rápida eliminación sufrida ante Francia en los octavos de final del último Mundial, parece haber sido el punto final para muchos jugadores  en la selección mayor. Luego de años de agonía -que incluyeron finales perdidas, entrenadores que no dieron la talla y un rendimiento deslucido de los jugadores-, llegó Lionel Scaloni para llevar a cabo un recambio generacional en la Argentina plagado de viejos conocidos del ascenso.

Según palabras del entrenador interino, él quiere dejar una base de jóvenes para quien sea nombrado en el cargo el año siguiente, y sin tenerle miedo a la eterna discusión de quiénes son mejores, si “los de acá o los de allá”, llevó a tierras norteamericanas a muchos futbolistas del medio local con pasado por las humildes canchas de categorías menores.

Franco Armani, antes de levantar la Copa Libertadores de América con Atlético Nacional de Medellín y consolidarse en River, disputó 40 partidos en el ascenso. Apenas uno en Ferro, ante Atlético Rafaela en el año 2008, y 39 en Deportivo Merlo entre la temporada 2008-2009 y mediados de 2010 cuando partió hacia Colombia. En el club del barrio de Caballito también debutó Marcos Acuña, allí militó hasta el 2014 cuando dio el salta a Primera División al llegar a Racing.

Compañero de El Huevo en Sporting Lisboa es Rodrigo Battaglia. Terminado el Mundial Sub 20 de Colombia en el 2011 -donde compartió convocatoria con Tagliafico y Pezzella, al igual que en este tour por Estados Unidos-, el volante nacido en Morón, regresó al país para jugar con Huracán dos temporadas en segunda división. Pendular de un extremo a otro se transformaría en una constante en su carrera futbolística, que al parecer, encontró estabilidad en tierras lusas.

El Mudo Vázquez quedó en la historia como un integrante fundamental del plantel de Belgrano de Córdoba que consiguió ganarle en El Monumental la Promoción a River y devolver a la máxima categoría al Pirata. Pero su trayectoria en la B Nacional comenzó 4 años antes, en la derrota por 1 a 0 ante Unión en septiembre de 2007.

Hoy lleva con elegancia la misma “número 10” que usaron Michel Platini y Alessandro Del Piero, pero antes de brillar en la Juventus, Paulo Dybala fue el goleador de Instituto en el curso 2011-12 cuando la Gloria se quedó a las puertas del ascenso al perder la promoción con San Lorenzo. Al año siguiente, Maxi Meza también debutó en la BN, en este caso en Gimnasia de LP y sí pudo ascender al culminar en la segunda posición.

Tagliafico, capitán albiceleste en la gira, se consagró campeón en el segundo peldaño del fútbol argentino con Banfield en la temporada 2013-14. Pese a su juventud, fue titular en todos los encuentros del cuadro dirigido por Matías Almeyda. Completamente antagónico fue el paso de Pavón por esa divisional, ese mismo período; el actual delantero de Boca descendió con Talleres al Federal A.

Leonel Di Plácido, quizás uno de los jugadores más llamativos de la nómina, tiene en su haber 48 partidos en la Primera B Nacional disputados con All Boys entre agosto de 2014 y noviembre de 2015.

Con una buena mezcla entre juventud, experiencia, fútbol local y europeo, y bajo las ordenes de Scaloni y Pablo Aimar, este renovado plantel argentino tiene las condiciones para ir en ascenso.

Foto: enfoquejujuy.com

Por Darío Bonnín, 2°B T.T.; Iván G. Furman, 2°B T.T.; Germán Roca, 2°B T.T.