Muchas medallas argentinas y un error increíble en el Iberoamericano

Los atletas nacionales coronaron su mejor actuación en la última década con 12 medallas. Podrían haber sido 13 pero sucedió un hecho insólito.

Fabián Manrique nunca se va a olvidar lo que le ocurrió en Trujillo

La delegación argentina logró obtener 12 medallas en el Campeonato Iberoamericano de Atletismo en Trujillo: 3 fueron de oro, 4 de plata y las 5 restantes de bronce. La marca quedó muy por debajo de lo cosechado en 2008 donde los representantes argentinos consiguieron 17, aunque es la mejor marca de los últimos años.

Además de la buena actuación de los atletas argentinos, hay un hecho inédito que tuvo lugar en la competencia.  Fue en la prueba de 3000 metros llanos, 7 vueltas y media a la pista. Cuando iban 5 vueltas y media, los jueces hicieron sonar la campana que indica que solo resta una vuelta en la carrera. El mediofondista argentino Fabián Manrique gracias a un sensacional sprint final logró llegar en tercer lugar al supuesto final. Los jueces no tardaron en darse cuenta del error e inmediatamente hicieron sonar la campana marcando que todavía restaban 400m.

Los presuntos ganadores, entre ellos Manrique, no se dieron cuenta de la situación y no hicieron otra cosa más que festejar. La alegría no duró mucho, fue hasta que apreciaron lo sucedido, y en consecuencia no les quedó tiempo para reposicionarse y llegar al podio. Los demás atletas ya habían tomado una ventaja considerable.

A partir de lo sucedido, el Comité organizador del evento decidió hacer dos podios, uno con quienes habían llegado delante antes de la última vuelta ,un “podio consuelo” y otro con los ganadores. A pesar del gesto, Fabián no quedó satisfecho. “No sirve de nada, igual estoy muy triste, yo vine por una medalla de verdad” declaró el argentino visiblemente enojado con la organización.

Por otra parte, la experimentada Jennifer Dahlgren obtuvo el oro en lanzamiento de martillo. Carlos Laloy de gran torneo culminó su participación en el primer lugar de salto en alto con una marca de 2,21m. El último oro lo consiguió Fiorella Chiape en 400m con vallas. En tanto, apenas siete centímetros le impidieron a Joaquín Gómez consagrarse campeón masculino en lanzamiento de martillo, aunque con 21 años aún tiene mucho por recorrer.

 

Patricio Pudenti Pasini (patopudenti1999@gmail.com)