Educar, aprender y sobrevivir

Una vice directora y un Auxiliar de un colegio en Moreno murieron por la explosión de una garrafa, los aumentos salariales no aparecen y los obstáculos que sortea nuestro sistema educativo.

En este informe escucharemos la voz de los actores principales y todo lo que padecen en un momento crítico de la educación en Argentina.

Los problemas para asistir o dar clases en los colegios públicos, tanto en el interior del país como en la Provincia de Buenos Aires se duplicaron. Desde el hecho trágico que ocurrió el 2 de agosto en Moreno, luego de que dos personas fallecieron en una explosión de la garrafa en un colegio, saltaron a la luz miles de casos donde la integridad física de los concurrentes está en peligro. Los arreglos que prometen no están, los salarios no suben y aprender se transformó en un desafío, sortear los peligros de un estado casi ausente.

No sólo reclaman los directivos sobre las malas condiciones en las que tienen que trabajar ante el Ministerio de Educación sino que también, en muchos casos los padres se suman al reclamo, velando por la integridad de sus hijos. Mirta Moira es vice directora de un colegio del partido de Moreno, lugar donde ocurrió el trágico accidente ya mencionado, durante la entrevista a Piramide Invertida, recalcó varias veces: “No importa que los damnificados fueron dos adultos. Si hubiese chicos ahí, esto era una catástrofe. Siempre hacen oídos sordos a los pedidos que les hacemos”.

En Chivilcoy, a 167 Km de Capital Federal, los maestros hace rato venían protestando por el mal estado en el que tienen que trabajar. Muchas escuelas sufrían pérdidas de gas y la situación no se sostenía más. Sumado a las falencias edilicias y el malestar por la falta de paritarias docentes. Por eso, Fabiana Guerrieri, docente de la zona, dio su testimonio al respecto: “Hubo un aumento en negro, pero eso no sirve para los aportes futuros”.

“Los problemas vienen de la casa”, hemos escuchado muchas veces. Se podrá estar a favor o en contra de los gobiernos de turno, pero esta es una realidad que viven día a día los establecimientos públicos en nuestro país. Este problema no lo puede solucionar un colegio, los ministerios deben hacerse cargo de lo que sucede, porque no sólo preocupa lo que un chico pueda aprender en épocas escolares, sino que también puedan hacerlo en condiciones óptimas y quien ejerce la profesión pueda sentirse retribuido.

Una producción especial de: Eduardo Somma, Facundo Olguin, Noelia Boschiero y Nicolas Savona