Maravilla no quiere salir de ahí

Sergio Martínez volvió a entrenarse a los 43 años, superó exámenes médicos y especula con una pelea más. El sueño, un segundo capítulo contra Chávez Jr. ¿Será?

“Para ser un campeón, lucha un round más”, sostuvo, una vez, el ex campeón mundial James Corbett. Y algo de eso parece estar merodeando la cabeza de Sergio “Maravilla” Martínez quien, a sus 43 años, superó los exámenes médicos y obtuvo que la Federación Argentina de Boxeo (FAB) le rehabilitara su licencia tras su retiro oficial de la actividad profesional en junio de 2015.

Yes que el ex campeón del mundo quiere escribir un capítulo más en su exitosa carrera boxística en la que, a lo largo de 17 años, supo cosechar ocho títulos, cuatro de ellos mundiales: Mediano CMB (2010-2011, 2012-2014), Mediano OMB (2010), Súperwelter CMB (2009-2010) y Superwelter IBO (2003-2004).

Sin embargo, la última presentación del púgil oriundo de Quilmes fue el 7 de junio de 2014, combate en el que fue duramente castigado por el puertorriqueño Miguel Cotto, quien se impuso por KOT y se hizo del título Mediano CMB en el mítico Madison Square Garden de Nueva York. En dicho encuentro Maravilla no sólo cayó tres veces a la lona en el primer asalto sino que luego no pudo salir a combatir en el décimo round. Sus problemas físicos, especialmente su rodilla, lo obligaron a decir basta. Y un año después anunció su retiro del cuadrilátero.

«Sergio pidió la licencia porque va a hacer una película. Y como va a combatir sin cabezal, está entrenando cada vez más fuerte. Mentalmente y de la rodilla está perfecto. El fin de esta historia es que saca la licencia y luego va a tomar una decisión«, manifestó su agente Sampson Lewkowicz en el programa «Ring Side en el aire» de Radio La Red.

 

Imagen relacionada

 

Reaparecer en el boxeo después de los 40 años implica querer salir del “derrumbe en pleno derrumbe”, escribió Osvaldo Príncipi por estos días. Es que el quilmeño coquetea fuertemente con esta chance, buscando materializarla en una posible revancha frente a su “hijo deportivo pródigo”: el mexicano Julio César Chávez Jr. El desafío (virtual) fue a través de su cuenta personal de Twitter en la que lo convoca a pelear en noviembre próximo.

“Volvería a pelear solo por esta revancha”, volcó el (¿ex?) boxeador argentino, quien, en aquella velada del 15 de septiembre del 2012, en Las Vegas, en el primer cotejo entre ambos, supo alzarse no solo con el título mundial de peso Mediano del CMB con una contundente lección de boxeo sino que también conoció el fervor popular a partir de entonces.

Algo de volver al centro de la escena aún lo motiva. Eso está claro. En caso de hacerlo, restará saber la imagen que dejará su último capítulo en la extensa historia de los guantes.

 

Andrea Rojas y Tamara Prieto 2do. A