Un poco de historia: los mundiales de Judo, en tiempos de Rusia

Japón es el país más exitoso de la historia; cómo evolucionó la actuación de los argentinos, de ayer a hoy

En plena época del Mundial de fútbol que se lleva a cabo en Rusia, repasamos la historia del certamen más importante, pero en Judo, que ya lleva 36 ediciones a lo largo de la historia.

El campeonato mundial de Judo, al igual que en el fútbol, es la competencia más importante en este deporte. Es organizado por la Federación Internacional de Judo (IJF) y se realiza una vez por año desde 1956, a excepción de los años donde se realizan los Juegos Olímpicos. El primer campeonato se realizó en Tokio (Japón), donde no hubo categorías por peso como en la actualidad, y fue Shokichi Natsui, judoca japonés, quien salió campeón, tras vencer a su compatriota Yoshihiko Yoshimatsuen en la final.

Desde los inicios del Judo a nivel internacional, los orientales empezaron a demostrar que serían los número uno en el deporte, de tal modo que en toda la historia consiguieron 133 títulos y 315 medallas. En el segundo mundial (también disputado en Tokio), se volvió a repetir una nueva final entre nipones: Koji Sone y Akio Kamienaga; el primero fue el campeón en la categoría abierta.

Luego de tres años, se disputó el World Judo Championship y por primera vez se compitió fuera del suelo japonés. El país anfitrión fue Francia, en la ciudad de París, y Koji Sone llegó a la final con la intención de defender el título y coronarse por segunda vez consecutiva, aunque no pudo ante el holandés Antoon Geensink; resultó el primer europeo en consagrarse.

En Sudamérica, la primera vez que se realizó un Mundial fue en 1965, más precisamente en Brasil (Rio de Janeiro). Para esa ocasión, se agregaron tres categorías, por lo que hubo 4 campeones (de los cuales tres fueron japoneses):

Hirofumi Matsuda (Japón) (menos de 68 kilos)

Isao Okano (Japón) (menos de 80 kilos)

Antoon Geensink (Holanda) (más de 80 kilos)

Isao Inokuma (Japón) (categoría abierta)

Las mujeres tuvieron que esperar hasta la décimo primera edición, que se realizó en Estados Unidos (Nueva York) para poder competir. En dicha competencia fueron las chicas de Austria quienes lideraron la tabla de campeonas con tres coronadas: Edith Hrovat (menos de 52 kilos), Gerda Winklbauer (menos de 56 kilos) y Edith Simon (menos de 66 kilos). Por primera vez en un mundial, no hubo japoneses que hayan podido coronarse desde que se implementaron varias categorías.

Los países latinoamericanos no fueron muy fuertes a lo largo de la historia y debieron aguardar mucho tiempo para encontrar un judoca que lograra salir primero en alguna categoría. La primera atleta sudamericana en alcanzar la máxima gloria fue Natasha Hernández, de Venezuela, tras vencer en la final a Chantal Han (Holanda) en la categoría -61kg, en la décimo quinta edición del Campeonato Mundial de Judo, realizado en Austria (Viena).

¿Y los argentinos? Los albicelestes tardaron mucho en escribir su historia en el mundo judoca. La primera gran aparición fue la de Carolina Mariani, quien consiguió el segundo puesto en el Campeonato Mundial de 1995 realizado en Japón (Chiba), tras perder en la final ante la francesa Marie-Claire Restoux. Ocho años más tarde, llegaría la primera campeona; en Japón (Osaka), en el año 2003, se coronaría como la primera argentina campeona del mundo en este deporte Daniela Krukower, tras imponerse en la final ante la cubana Driulis González Morales.

En 2015 hizo su aparición en un podio de Campeonato Mundial Paula Pareto, quien llegó a la final, pero cayó derrotada ante la japonesa Ami Kondo. Aunque un año más tarde, en Kasajistán (Astana), la “Peque” se tomó revancha y fue campeona del mundo por primera vez, luego de derrotar a otra oriunda de Japón, Haruna Hasami.

ACTUALIDAD:

En Hungría (Budapest) se realizó el año pasado el último Mundial de Judo vigente, y el seleccionado argentino de Judo, sin Paula Pareto, que decidió no participar, no logró grandes resultados y ni figuró en el medallero.

El próximo se realizará este año en Azerbaiyán (Bakú). Se llevará a cabo desde el 27 de agosto hasta el 2 de septiembre. ¿Podrá la Argentina volver a posicionar a un judoca entre los mejores?