LA HISTORIA DE VILLA CRESPO

Villa Crespo es un barrio que se encuentra en el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Sus límites están marcados por las vías del Ferrocarril General San Martín, Avenida Dorrego, Avenida Warnes, Paysandú, Avenida San Martín, Avenida Gaona, Avenida Ángel Gallardo, Avenida Estado de Israel y Avenida Córdoba. Los barrios que lo rodean son: Chacarita al noroeste, Palermo al noreste, Almagro al sudeste, Caballito al sur y La Paternal al oeste.

Parte del nombre del barrio proviene del apellido de Antonio Crespo, quien fue un médico y político argentino, ocupando los cargos de Senador Nacional e Intendente de la Ciudad de Buenos Aires.

El 3 de junio es conocido como el día del barrio Villa Crespo, debido a que en esa fecha del año 1888, este hombre apadrinó la instalación de la “Fábrica Nacional de Calzado”, y también las casas de los trabajadores. La zona se encontraba entre la actual Avenida Raúl Scalabrini Ortiz, la Avenida Warnes, la Avenida Corrientes y la Avenida Juan B. Justo.

El nombre del barrio completo se debe a los rematadores de esos terrenos, porque empezaron a llamar al lugar como la Villa de Crespo, ya que la subasta tenía demarcada la ubicación de la futura plaza, la estación, la seccional policial, la escuela y demás edificios que componen una villa.

Sin embargo, tuvo que pasar bastante tiempo para que se lo reconozca con ese nombre, ya que durante unos años, el barrio fue llamado “San Bernardo”.

Este barrio surge en la proximidad del Arroyo Maldonado; sus aguas fueron vistas como un posible drenaje de fluidos industriales, lo que generó el asentamiento de establecimientos fabriles.

Los obreros de dichas fábricas eran, en su mayoría, de origen italianos aunque había también inmigrantes de otros países.

El aumento de la población creó un constante crecimiento comercial y sus vecinos desarrollaron una alta actividad social. Se destacaron las expresiones artísticas y la bohemia de sus cafés, llegando a su esplendor en la década de 1940.

A comienzos de los años ‘60 y durante los ‘70, el barrio sufrió un éxodo de vecinos, lo que provocó la merma de sus actividades culturales, que afectaron también al comercio, y llevaron al barrio a un estado de abandono.

A partir de su centenario de vida, en 1988, un grupo de vecinos le pidieron a las autoridades una mejor calidad de vida. Sus logros fueron en aumento, al punto de que Villa Crespo está resurgiendo.

Desde el 2008 hasta la actualidad, se generó un polo comercial, que llevó a varias marcas de ropa a instalar locales en las calles Aguirre y Gurruchaga. Los precios de los alquileres y los impuestos aumentaron acompañando el crecimiento.

Fue tanta la concentración de locales comerciales, que en 2011, se inauguró el Paseo de Compras Aguirre. Pero durante los siguientes tres años, los vecinos de Villa Crespo reclamaron que la zona no se llamara ni Palermo Queens ni Palermo Viejo. Por este motivo, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires se vio obligado a llamarla Villa Crespo.

En los años ‘90 había alrededor de 1000 locales en el barrio. Actualmente hay entre 1500 y 2000 aproximadamente. Datos que demuestran que el barrio está en alza.

Villa Crespo tiene tradición en el carnaval porteño ya que cuenta con un corso muy asistido, en el cual actúan al menos cuatro murgas: “Los Ansiosos de Villa Crespo”, “Los Movedizos de Villa Crespo”, “Centro Murga Maniáticos de Villa Crespo” y “Los Dichosos de Villa Crespo”.

Entre los clubes se encuentran: Atlanta, reconocida institución del fútbol argentino, que milita en la tercera categoría de los torneos locales; Villa Malcolm y El Fulgor.

Entre los locales comerciales se destacan las pizzerías Imperio o Nápoles, y restaurantes como Comander, Los Amigos, Salgado o Los Chanchitos. De los bares está “San Bernardo”, donde la gente juega al Billar, Pool, Truco, Dominó, Generala o Ping Pong.

El presente de Villa Crespo demuestra que el barrio tiene más de 80.000 habitantes, siendo uno de los más poblados de CABA. Además es el elegido por la colectividad israelita o por los sirios libaneses para desarrollar sus actividades comerciales.