El dinosaurio argentino que es la gran atracción en Estados Unidos

“Máximo” llegó a suelo norteamericano para ser el gran atractivo del museo

El animal más grande que habitó la Tierra ya está en el Field Museum de Chicago, EE.UU. Se trata del “Patagotitan Mayorum” o “Máximo”, es argentino y fue hallado en la provincia de Chubut en el año 2012.

El peón de la estancia de la familia Mayo, Aurelio Hernández, jamás se imaginó que los huesos que había encontrado mientras hacía su trabajo eran de este terrible coloso. Su patrón enseguida llamó al Museo Paleontológico Egidio Feruglio y allí comenzó toda la odisea.

Tardaron al menos tres años en terminar las excavaciones. Fue un herbívoro gigante de cuello largo, perteneciente a un grupo de dinosaurios llamados titanosaurios.

“Encontramos más de 150 huesos sepultados en rocas del Cretácico Inferior, hace más de 100 millones de años. Calculamos que tenía casi 40 metros de largo, con 12 metros de cuello, y pesaba 70 toneladas. Se encontraron otras especies muy grandes de la misma edad. Estos gigantes estaban muy relacionados entre sí, pertenecen a una misma agrupación que contiene un antepasado común”, comentaba Diego Pol, investigador del Conicet.

Este año la replica de “Máximo” llegó a suelo norteamericano para ser la gran atracción del museo. El hall estará reacondicionado con jardines flotantes y replicas en tamaño natural, imponentes reptiles voladores, pterosaurios, de los cuales la mayoría tienen una amplitud de 31 pies, tan largo como un colectivo.

Richard Lariveire, presidente del museo, comentó que el nuevo tiranosaurio «es inmenso y se ve increíblemente bien en el Stanley Field Hall, el lugar perfecto para mostrar al dinosaurio más grande del mundo». “Patagotitan Mayorum”, viene a reemplazar a la otra gran atracción que tenía este lugar que era Sue, un Tiranosaurio Rex, el más completo y mejor preservado que se haya encontrado de esa especie, que fue trasladado a una nueva galería, donde tendrá una exposición permanente creada con otros dinosaurios del museo.

Pero no fue fácil trasladar tantas toneladas desde Buenos Aires a la ciudad de Chicago. El primer obstáculo ocurrió cuando la división de drogas de la policía quiso ver el contenido de los dos containers que trasladaban al dinosaurio. Los técnicos del museo Egidio Feruglio tuvieron que abrirlos y sacar una por una las piezas. Las autoridades querían asegurarse que no se encontrara ningún cargamento ilegal.

15 personas trabajaron armando y ensamblando las piezas. El viaje fue desde Trelew hasta el Museo Feruglio, desde allí hasta el puerto de Buenos Aires. Tuvieron unos días de espera, el viaje en barco hasta el puerto de Nueva York. La cesión hasta Chicago fue en un tren de carga. El total del viaje fueron dos meses y medio.

Los técnicos del Feruglio tuvieron inconvenientes en armar todo. Porque tuvieron que ponerlo en zigzag la parte trasera para no obstruir las luces que tiene el hall central. Este museo es uno de los más antiguos de Estados Unidos con más de 200 años, es uno de los más visitados en todo el país. Se ubica en un campo especial donde también se encuentra un planetario, acuario y el estadio de fútbol americano del equipo de la ciudad Chicago Bears.

«Es un montaje logrado. El hall de entrada del museo de Chicago es gigante. Se hizo una instalación para que la cabeza quede enfrente del balcón del primer piso. Se lo va a poder ver de arriba, de abajo y con una perspectiva que empieza desde la cabeza. Va a ser la nueva estrella. Y le pusieron ese nombre por su tamaño pero en español para que se sepa de dónde es», dice Pol sobre el origen del nombre “Máximo”.

Pol comentó que se está buscando un lugar ideal en Argentina para una tercera réplica del “Patagotitan Mayorum”, «Estamos en un proceso de expansión del museo porque el dinosaurio no entra en la sala de exhibición. El desafío más grande es encontrar un lugar adecuado para el tamaño monumental», explicaba el investigador.

Matías Esquivel