En el handball europeo el dinero no es todo

París saint-germain handball

Finalizó una nueva edición de la Liga de Campeones de handball, en la que se consagró como campeón Montpellier, tras derrotar a Nantes por 32-26. Y en la que nuevamente Paris Saint-Germain se fue eliminado sin poder levantar el trofeo, en esta ocasión frente al ya mencionado Nantes en instancias de semifinal.

Luego de ser comprado por Qatar Investment Authority en 2011, los qataríes comenzaron un proyecto deportivo para llevar al club francés a lo más alto de Europa, tanto en fútbol como en handball, invirtiendo millones en cada una de estas disciplinas, con un solo objetivo, ganar la Liga de Campeones en ambos deportes. El presidente, Nasser Al-Khelaifi, es la cara visible de un proyecto que va más allá del deporte: detrás de todo no solo están los intereses del PSG, sino los del país del Golfo Pérsico. Invirtiendo petrodólares en el deporte, Qatar intenta ampliar su influencia cultural y política en el mundo. Desde que asumieron no se les pudo dar la oportunidad de ganar dicho trofeo, así que año tras año renuevan sus equipos contratando a los mejores jugadores, armando una especie de selección mundial. Paris Saint-Germain es el club de mayor presupuesto del handball, con 17,7 millones, mucho más que el resto de los competidores. Por ejemplo, su presupuesto es el doble que el del Barcelona.

El plan puesto en marcha en 2011 (ese año QSI compró el 70% de las acciones en 2012 el 30% restante) incluía también un equipo de handball. El PSG no tenía sección de ese deporte, pero se hizo con una al comprar el Paris Handball, equipo que sí había estado asociado al PSG entre 1992 y 2002. Nacido en 1941 con el nombre de Asnières Sports, el equipo tenía una larga historia, aunque poco fructífera en cuanto a resultados. Alguna participación en la Liga de Campeones, un título de la Copa de Francia en 2007 y el honor de haber sido el primer equipo profesional de Jackson Richardson, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. En 2012, el Paris Handball estuvo a punto de descender. Se salvó en la última jornada, lo que facilitó el desembarco de QSI, que compró el 100% del club y le cambió el nombre: nació el Paris Saint-Germain Handball. Que durante su primer año, la temporada 2013/14, con las llegadas Daniel Narcisse y Thierry Omeyer clasificó a la Copa de Campeones, en la cual no le fue bien ya que fue eliminado en cuartos de final en manos de Veszprém. Un año después la historia se repitió ya que al igual que la temporada anterior PSG handball fue eliminado en cuartos ante el mismo rival. La historia cambió en la temporada 2016/17, el club se hizo de los servicios de Nedim Remili, Sander Sagosen y Rodrigo Corrales, que se sumaban a la gran estrella de Nikola Karabatic, que había dejado Barcelona siendo campeón europeo para intentar conseguir este objetivo en Paris. Esta temporada fue donde por primera vez el PSG se metió en semifinales, en el final 4, sin embargo el Kielce lo dejo afuera antes de llegar a la final. Y En 2017 logro llegar a la final aunque tampoco la gano, perdió con un gol a falta de 2 segundos para que termine el partido, contra Vardar.

Este año el PSG ha contratado dos estrellas más, Viran Morros, un pívot proveniente de Barcelona y además esta vez no solo reforzó su plantilla, sino también quien los dirige. Raúl Gonzales Gutiérrez, ex director técnico del Vardar (quien dejó afuera a los parisinos) fue designado como el encargado de comandar al PSG a la victoria continental. Pero otra vez, la suerte fue esquiva para el elenco francés que se quedó nuevamente en semifinales tras caer contra el Nantes. Quien es el nuevo campeón es Montpellier, el equipo del argentino Diego Simonet, que fue destacado como MVP en la final. Este equipo cuenta con tan solo 7,5 millones de euros de presupuesto. Aún así en Francia su dominio es arrollador: cuatro ligas, cuatro Copas de Francia, tres Trofeos de Campeones y dos Copas de la Liga. El elenco de Nasser Al-Khelaifi, debe mejorar algo que no es fácil como las definiciones mano a mano si quiere ser  el campeón europeo, puesto que en los torneos largos, tal como en lo hacen en el futbol ha dado muestras de que les ha sobrado.

Autor: Iván Perchik, Segundo A, turno tarde.