La tentación de un paraíso en el sur argentino

San Martín de los Andes es una de las ciudades que más eligen los turistas a la hora de vacacionar en nuestro país

Panorámica de la ciudad desde el mirador Arayanes

Ubicada en la Patagonia, más precisamente en la provincia de Neuquén, San Martín de los Andes cuenta con 45.000 habitantes aproximadamente. A los pies de la Cordillera de los Andes, cuando se recorren sus calles se siente estar en una aldea de montaña que dispone de bellos hoteles y cabañas para todos los gustos de sus visitantes. El casco céntrico cuenta con la calle principal, la Avenida San Martín, donde se ubican la mayoría de los atractivos turísticos; ahí se pueden encontrar restaurantes, locales de ropa y adornos nativos, cafeterías para degustar algo caliente, y las famosas chocolaterías y heladerías que son sitios que ningún turista evita a la hora de comprar algo, ya sea para llevarse de souvenir o para regalar a algún ser querido. El año se divide en temporada de invierno y verano para los habitantes de San Martín; en esos dos momentos es donde hay mayor flujo de personas.

Son 15 kilómetros lo que separa el centro con Chapelco, que es uno de los centros invernales más importantes de Argentina. Obtuvo en 2015 y 2016 el World Ski Awards, que lo destacó como el mejor centro de ski de Argentina. Debido a esto en invierno es colmado por miles de personas que van a disfrutar de la nieve y de la montaña. Chapelco cuenta con una escuela de ski para los menores, mientras que los padres pueden tomar clases individuales o grupales, y para ello existen pistas de ski para todos lo niveles, que van desde lo más básico, pasando por alguien intermedio y culminando con los avanzados. Las pistas del complejo están acondicionadas para los distintos niveles: el verde corresponde a los principiantes, el azul y algunas rojas para los intermedios y las rojas y negras únicamente para los más temerarios. Todas las personas que quieran practicar ski o snowboard deben utilizar casco, ya que es una política de la empresa con el fin de extremar la seguridad. 

También cuenta con paradores distribuidos en diferentes sectores para poder tomarse un tiempo de descanso y disfrutar de la comida con la hermosa vista que proporciona la montaña; desde la cota intermedia que se encuentra a 1700 metros sobre el nivel del mar, se puede observar en los días de pleno sol el Volcán Lanín.

Lanin desde la cota 1.700

Los meses de enero y febrero son los meses ideales para viajar al sur de país, y así disfrutar de los lagos y playas que se encuentran en San Martín. El lago Lácar está ubicado en la costanera de la ciudad; allí van todas aquellas personas que quieren tomar sol y disfrutar de los días soleados sin alejarse demasiado. Por su parte las personas que quieran aprovechar para conocer otras playas pueden abordar desde el muelle uno de los 3 barcos que zarpan a 2 playas diferentes, Patagonia 1 tiene como destino final el camping Filo Hua Hum, un hermoso sitio en donde hay fogones para poder realizar asados y para los amantes de la naturaleza acampar. Mientras que Mari Mari y Stelle Maris llevan a sus pasajeros a Quila Quina, lugar un poco más visitado ya que también se puede acceder por tierra, encontrándose ahí una de las orillas con más arena para poder descansar y donde se pueden alquilar canoas para navegar y adentrarse por el lago. De la misma forma hay barcas más grandes para toda la familia.

Las agencias de turismo son una de las opciones más frecuentadas por los turistas que buscan conocer en profundidad todos los secretos de los alrededores de la ciudad. Las excursiones abarcan caminatas por senderos, visitas a los diferentes miradores, termas y muchas más aventuras para aquellos que se animan al turismo más aventurero. Todas las visitas son coordinadas por personal capacitado, guías de turismo, que en su mayoría han estudiado la carrera en la universidad local.

San Martín, tal como es conocida por sus habitantes, alberga tanto a los turistas que le gustan el frío como aquellos que prefieren el calor. El cálido recibimiento de sus habitantes hace que la mayoría de los turistas visiten año tras año la ciudad para vacacionar.

Pablo Gilmore