Franco Armani de Casilda al sueño de #Rusia2018

El recorrido de Armani y un sueño cumplido, de Casilda al mundial.

De revolcarse en las canchas de Casilda, a levantar la Copa Libertadores con Atlético Nacional, para luego blindar, al que dicen, es el arco más grande del mundo: el de River Plate. La historia de Franco Armani, el arquero sensación en estos tiempos, es de superación pura.

Su historia más seria con la redonda en las manos comenzó en La Plata. Era arquero de las divisiones inferiores de Estudiantes y como no tenía lugar, decidió probar suerte a préstamo en Ferro. Llegó Deportivo Merlo en la temporada 2008/2009 como un completo desconocido, sin embargo logró cumplir con creces: el equipo ascendió al Nacional B y concluyó el torneo con la valla menos vencida. Algunos dicen que De La Riva le aseguraba a Armani que si jugaría en otro club estaría convocado a la selección.

Armani, llegó en 2010 a Atlético Nacional de Colombia siendo un “cuatro de copas”. Con paciencia, el oriundo de Casilda comenzó a aparecer en el equipo; sin embargo, la alegría duró poco ya que se rompió los ligamentos de la rodilla disputando un partido y chau temporada.

Pero para la felicidad de Armani, luego de recuperarse de la lesión todo fue satisfacción. En 2013 se consolidó. Llegó a un record de 1046 minutos sin recibir goles. Y obtuvo 13 títulos, de los cuales se destacan la Copa Libertadores 2016, y Recopa 2017.

River había coqueteado con Atlético Nacional desde que Barovero partió hacia el futbol mexicano. A principios de 2018, una multitud en Medellín lloraba la partida de su ídolo, su mejor arquero desde el famoso René Higuita. Armani cumplía su sueño de toda la vida: atajar en el club de Nuñez.

Con el buzo del “millonario” puesto, comenzó a ser un dolor de cabeza para los rivales: a Boca le cerró todas las vías en la final de la SuperCopa Argentina, primer título de Armani con River. Otro que lo volvió a sufrir fue Coudet, que cada vez que ve sus atajadas en algún resumen pide que apaguen la televisión porque si no “va a soñar con él”. Además, en sus primeros partidos llegó a 620 minutos sin goles, con atajadas espectaculares, que le abrieron las puertas a una reunión con Jorge Sampaoli, DT de Argentina Lo cierto es que títulos, records, atajadas, comparaciones con el “Pato” Fillol y demás laureles lo catalogan como uno de los tres arqueros para el Mundial 2018. Su currículum está a la altura. De La Riva, con lo que le dijo hace 10 años, seguro tuvo razón.

Una producción especial de: Lucas Landriel, Alejandro Corral, Rodrigo Sarabia y Matías Magnético